Junta Federal de Control Fiscal

La Junta de Control Fiscal anunció hoy que llevará a cabo una investigación forense independiente de lo que entiende son más de $6,000 millones depositados en cuentas del gobierno recientemente divulgadas.

Sumado a la investigación, la junta también llevará a cabo una vista pública en enero que se enfocará en las fuentes y el uso de los fondos, además de la naturaleza de sus restricciones legales.

“PROMESA se promulgó a raíz de la crisis económica y de deuda en Puerto Rico”, dijo José Carrión, presidente de la Junta. “Es esencial que mejoremos la transparencia y el sentido de responsabilidad en cuanto a las finanzas públicas para encaminar a Puerto Rico hacia la recuperación económica, recobrar el acceso a los mercados de capital y reestructurar su inmensa deuda”.

“Por demasiado tiempo el Gobierno Central ha soslayado el uso de mejores prácticas fundamentales en la confección de sus informes financieros”, añadió Carrión.

“Por ejemplo, la falta de informes financieros consolidados publicados a tiempo anualmente ha hecho imposible lograr total transparencia de la situación financiera sin invertir una cantidad excesiva de tiempo, esfuerzos y recursos. Hay que modernizar los procesos lo antes posible si hemos de acelerar el establecimiento de responsabilidad fiscal y el acceso a los mercados de capital”.

Carrión también añadió que por los pasados años el Gobierno Central no ha contado con un set completo de informes financieros auditados corrientes.

Los informes financieros auditados para el año fiscal 2014 no fueron suministrados hasta el 30 de junio del 2016, y los informes financieros auditados para los años fiscales 2015, 2016 y 2017 aún no han sido suministrados.

La Junta le ha solicitado al gobierno que complete la auditoría del año fiscal 2015 en o antes del 31 de diciembre del 2017 y de los años fiscales 2016 y 2017 en o antes del 30 de junio del 2018.

Carrión opinó que al día de hoy la supervisión de la junta ha resultado en una mejoría en cuanto a estimados de liquidez en la cuenta central de Hacienda (“TSA”, por sus siglas en inglés) y las de instrumentalidades clave, al igual que en informes más regulares y confiables.

La Junta también está requiriendo informes financieros reformados que provean un mejor marco para la toma confiable de decisiones fiscales y económicas.