" /> La revolución francesa - bambinoides.com | bambinoides.com

La revolución francesa

 

Resultado de imagen de la revolucion françesa

Por Ing.+Lic. Yunior Andrés Castillo Silverio — 

La Revolución Francesa representa, en primer lugar, uno de los pilares del inicio de la Época Contemporánea. Se suprime con ella el Antiguo Régimen, en sentido político, económico y social. Al final resulta ser un movimiento de importantes implicaciones de carácter económico, que afecta también a la cultura y al concepto de las relaciones de género. Además de esto, las ideas que surgen en la Revolución Francesa se expanden por toda Europa, desde antes de Napoleón, con las Guerras de Convención. En definitiva podemos decir que tiene grandes repercusiones.

También representa para Francia, en cierta medida, lo que la Revolución Industrial significó para Inglaterra, es decir, el paso hacia el Capitalismo (destrucción de las estructuras económicas y sociales de carácter feudal). Pero éstas son las ideas de una sola corriente historiográfica, la que representa Soboul, pues aparecen numerosas interpretaciones historiográficas acerca de la Revolución Francesa.

 

El tema en la historiografía

 

La Revolución Francesa es uno de los temas que más polémica ha generado. En Francia hay una institución dedicada a estudiar este tema, y también una revista especializada. Se han generado fuertes polémicas desde que se produjo. Así, Historia e Historiografía han marchado de forma paralela. Se ha dado una evolución desde 1789 hasta la actualidad.

Respecto a las primeras interpretaciones, no se puede hablar de planteamientos científicos ni de historiadores profesionales, pues sólo son pensadores que reflexionan sobre el tema y que marcan una visión de la Revolución Francesa.

a) Interpretación Conservadora: es la más antigua de la Revolución Francesa. Tiene un correlato social, pues tiende a identificarse con la nobleza y estamentos privilegiados.

BURKE ve algo bueno y equilibrado en la sociedad estamental, lo que será trastocado cuando el Tercer Estado constituya la Asamblea Nacional. Su explicación se basa en el respeto y organización jurídica del Antiguo Régimen.

Se crea también la TEORÍA DEL COMPLOT, idea que extienden los emigrados franceses a Inglaterra de que la revolución es un complot de círculos secretos, compuestos de jacobinos, masones e ilustrados. Son pensadores como MAISTRE, LAMARTINE y BONALD quienes van más allá y ven la Revolución Francesa como un castigo divino enviado a una sociedad dominada por el vicio y la caída de los valores religiosos, también según BARRUEL.

Al margen de estos puntos acientíficos, un pensador como TAINE plantea la revolución en otros parámetros: la Revolución es el resultado de la paulatina pérdida de autoridad del monarca. Esta es la aportación más interesante, pues se acerca más. Si bien, critica a los revolucionarios: son una amalgama de vagabundos… y los jacobinos son también criticados (Texto 5.1).

Sus objetivos eran la defensa de la aristocracia y de los privilegiados, y se recurre incluso a la Teología.

b) Interpretación Liberal e Idealista: se identificará con los principios burgueses. De hecho, algunos de los primeros dirigentes de la Revolución Francesa son los que dan cuerpo a esta interpretación. Consideran la aprobación por la Asamblea de los Derechos del Hombre y la aprobación de la Constitución de 1791, como los dos hechos clave. Sin embargo son especialmente críticos con los jacobinos y su gobierno.

Los planteamientos liberales subrayan la relación entre el Pensamiento Ilustrado y la Revolución Francesa, sus orígenes: MIRABEAU, SIEYÉS y BAILLY.

Introducen matices en el período jacobino: la dictadura, aunque atroz, fue inevitable por la presión exterior de las monarquías absolutistas.

El historiador MICHELET es considerado el mejor representante del Romanticismo Historiográfico. Da una visión distinta de la REVOLUCIÓN FRANCESA, pues otorga el papel protagonista al pueblo: la revolución es el resultado de un pueblo que lucha por su libertad, y los dirigentes de la revolución son marionetas movidas por el pueblo. Éste es el motor de la revolución, pero el pueblo es concebido abstractamente como algo homogéneo donde no hay tensión social, como un todo. No hay lucha de clases (Texto 5.2).

En la interpretación liberal también destaca Alexis Tocqueville, que no compartió su entusiasmo por la democracia. Lo más interesante de éste es que remarcó la continuidad entre el final del Antiguo Régimen y el Período Revolucionario. Factores que señala serán importantes para el estallido de la Revolución Francesa:

  • Reforma administrativa de la Corona, que provocó la reacción señorial, incrementando su presión sobre el campesinado.
  • A pesar de la reacción señorial muchos campesinos accedieron a la propiedad de la tierra, queriendo consolidar esa propiedad.
  • Auge del comercio, que generó la prosperidad de la burguesía.

Según Tocqueville, esto provocó la reacción de los privilegiados aumentando sus abusos, contra los cuales se levanta la revolución.

La Interpretación Liberal de la Revolución Francesa desemboca en la Historiografía Historicista y Positivista del s. XIX, en la que destaca Aulard, primer Catedrático de Historia de la Universidad Francesa. El panorama historiográfico de finales del s. XIX lo marca la visión de la revolución desde las clases altas de la sociedad.

c) Interpretación Socialista Francesa: configurada desde principios s. XIX frente a la tradición liberal. Se genera con independencia respecto del Materialismo Histórico y tiene una tradición incluso anterior.

Dominó hasta los años 70-80 en la historiografía francesa, creando escuela. Dentro de ella no hay uniformidad y sus representantes se vinculan al Partido Comunista Francés, pero también los opositores, los revisionistas.

Arranca con Louis Blanc, considerado su iniciador al ser el primero en interesarse por el gobierno de Robespierre, considerándole el primer socialista. Su pensamiento es retomado por Jaures, siendo el primero en buscar los orígenes sociales de la revolución: entiende que no es unívoca, sino que hay dos modelos y proyectos político-sociales que confluyen:

  • Modelo del ataque de una clase social que dominaba económicamente pero no políticamente.
  • Proyecto que tiende a la creación de un modelo democrático de sociedad, encarnado por Robespierre.

En la década de 1920 destacamos a Mathiez, que empieza a concebir la Revolución Francesa no desde arriba (como los liberales), sino desde abajo, lo cual supone un cambio sustancial. Fija especial atención en Robespierre, al que compara con Lenin. Para él Robespierre sería precedente de la dictadura del proletariado, y tanto la Revolución Francesa como la Revolución Rusa pretendían reformar sus sociedades.

Soboul considera que no se puede considerar al período jacobino como precedente de la dictadura del proletariado, porque Robespierre nacionalizó algunos sectores productivos, no todos, y especialmente los dedicados a la guerra. Pero sí fue la dictadura jacobina el instrumento político del pueblo llano.

Tanto Soboul como Lefebvre consideran que la revolución es resultado de la lucha de clases entre la burguesía y la aristocracia. En este sentido la Revolución Francesa es burguesa, el ejemplo más claro de revolución burguesa: característica antifeudal que propicia el advenimiento del capitalismo en Francia. Para ello la burguesía se sirvió de su alianza con las clases populares, siendo su objetivo llegar a una sociedad capitalista.

Ahora bien, tanto Soboul, como Lefebvre, como Labrousse (Internacional Socialista) aportan la interpretación de la revolución desde abajo: se fijan en el papel desempeñado en la Revolución Francesa de otras clases sociales:

  • Lefebvre estudió el papel del campesinado como un soporte social fundamental para el triunfo de la revolución burguesa.
  • Labrousse estudió el comportamiento de los precios y salarios en época pre-revolucionaria y su incidencia en las clases sociales: los precios subieron más que los salarios de forma que el enriquecimiento francés en el S. XVIII, tanto de la burguesía como de la aristocracia terrateniente, fue fruto del esfuerzo de las clases populares y del campesinado, lo que provocó una tensión social ineludible que derivó en la revolución.
  • Soboul considera que la no es única: en ella triunfó el movimiento burgués, pero también hubo dentro de ella otra revolución, la de los sans-culottes (que buscaban la democracia social), que sin embargo fracasó. Por lo tanto se entiende que la lucha de clases no solo es entre burguesía y aristocracia, sino también entre la burguesía y los sans-culottes.

En cualquier caso todos estos estudiosos consideran que la Revolución Francesa es única.

d) La Interpretación Socialista tiene, desde la II Guerra Mundial, una crítica clara en el Estructuralismo, que niega el carácter dado por Soboul. Para ellos la Revolución Francesa forma parte de un ciclo de revoluciones que Palmer y Godechot llaman Atlánticas, englobando también a la Revolución Americana. Por tanto no es una revolución única sino que forma parte de una estructura más amplia.

Soboul contestó al Estructuralismo entendiendo que la Revolución Francesa no puede ser un capítulo más de las Revoluciones Atlánticas, entre otras cosas por comparación con otras revoluciones: nivel de radicalización, papel del campesinado…

A pesar de este debate entre Estructuralismo y Socialismo, el primero ganó terreno en el mundo Historiográfico Anglosajón. Así Cobban niega que la Revolución Francesa fuera resultado de la lucha de clases, es más, asegura que no destruyó la estructura feudal en Francia porque no existía a esas alturas ya feudalismo en Francia, sino que en realidad la destrucción de la feudalidad es un mito que creó la propia Revolución Francesa. Por tanto, para Cobban la Revolución Francesa es sólo política, es decir, la lucha por el poder político entre sus dirigentes y una nueva clase política, y por ello ha sido considerado un referente fundamental para las últimas interpretaciones de la Revolución Francesa.

e) Revisionismo: aparece frente a la Escuela Socialista y es deudor del Estructuralismo, además de estar vinculado a la Escuela de Annales. Sus máximos representantes son Furet y Richet. Esta escuela hace una revisión de la Historia, y para estos dos autores en 1789 confluyen tres revoluciones diferentes:

  • La revolución de los diputados en Versalles.
  • La revolución de las capas bajas con la pequeña burguesía en las ciudades.
  • La revolución campesina en el mundo rural.

Las dos últimas son modelos de revueltas que se dan a lo largo del Antiguo Régimen.

Para Furet y Richet sólo destaca el primer modelo, pues lo más importante es la revolución del Tercer Estado. Así la Revolución Francesa es resultado de la revolución de las élites, siendo exclusivamente política, y estando marcada por la influencia del pensamiento ilustrado y la quiebra del Antiguo Régimen en Francia.

En consecuencia la Etapa Jacobina no es el punto culminante de la revolución, sino una interrupción brusca de la propia revolución, un intermedio innecesario que no dejó huella social y que aparece como una monstruosidad para estos historiadores. Además estos historiadores también revisan la significación del carácter político de la revolución en el advenimiento del capitalismo.

Desde 1989, con el Bicentenario de la Revolución Francesa, se organizan actos políticos y científicos en París: avanzan las tesis revisionistas, es decir, Furet, Richet y otros refuerzan las tesis anteriores. Así:

  • Insisten en la Revolución Francesa como una revolución política.
  • Insisten en la monstruosidad del Período Jacobino.
  • Insisten en la innecesidad de la Revolución Francesa para el advenimiento del Capitalismo en Francia.
  • Es más, desde 1980-90 dicen que la Revolución Francesa no existió realmente, sino que es un mito construido tras la revolución.

Estos planteamientos revisionistas pretenden presentar ante la sociedad francesa de 1989 una visión de la revolución que elimine conceptos como la lucha de clases… y ofrecer una visión de la Historia de Francia eliminando comportamientos extremistas.

El revisionismo fue contestado por la militancia de historiadores como Hosbawn, que insiste en la importancia mundial de la Revolución Francesa.

La situación en los últimos años es que la Revolución Francesa sigue siendo el tema de investigación por excelencia, sin embargo no hay síntesis recientes, sino que siguen siendo las de los clásicos. Su tratamiento no está tan centrado en el enfrentamiento dialéctico entre socialistas y revisionistas, sino que existe también afluencia temática en los temas estudiados tanto por marxistas como por revisionistas.

Pero sí que existe una tendencia a considerar que no hubo una única Revolución Francesa, sino que está sometida a muchos matices en sentido de que hay diferentes revoluciones en 1789 y en 1799. Asimismo dicen que la revolución no fue solo en París, sino que también en las diferentes regiones francesas.

Actualmente las tendencias podrían resumirse en:

  • Historia Política de la revolución renovada, que se fija en el estudio de los clubes, por ejemplo, o en los comportamientos electorales.
  • Historia Cultural, que se fija en la religiosidad, en el impacto del espíritu laico en la sociedad francesa, simbología…
  • Historia Local: la Revolución Francesa no desde París, sino desde Burdeos…
  • Impacto de la Revolución Francesa en el resto del mundo.

Luego entonces la Historia no son los hechos.

En relación con el Pensamiento Ilustrado en s. XVIII, algunos pensadores introdujeron el pensamiento del Papel de la Mujer en la Revolución Francesa: uno es Condorcet, quien entiende que la situación social de la mujer es similar a la de los esclavos y denuncia la discriminación sexual. Publicó una obra llamada Ensayo sobre la admisión de las mujeres al Derecho de los Ciudadanos (1890), donde expone que al excluir a las mujeres de los derechos políticos se iba en contra de la Declaración de Derechos.

La voz de la mujer se oye colectiva e individualmente, muchas veces a costa de la guillotina:

1.- Visión Colectiva: cuadernos de quejas o escritos que enviaban a los Estados Generales exponiendo situaciones y reivindicaciones. Entre estos cuadernos nos encontramos con:

  • La petición de las mujeres del Tercer Estado al Rey (1789), exigiendo y reclamando una educación.
  • Otro cuaderno atribuido a una mujer burguesa de Normandía que abogaba también por la educación femenina y los derechos políticos y jurídicos, exigiendo tener representantes en los Estados Generales y dejar de ser menores de edad de forma permanente.

Son los denominados Cuadernos de Quejas de las Mujeres.

Además durante la revolución también se fundaron muchos clubes femeninos, que sin duda son un precedente de cara a la acumulación de experiencia organizativa en los precedentes del Movimiento Feminista. Dieron al feminismo más presencia política y social en la revolución. Algunos son: “Club de las Tejedoras”, “Club de las Ciudadanas Republicanas Revolucionarias”, etc.

2.- Visión Individual: destacan mujeres que llevan por bandera un programa considerado sin duda feminista. Son:

  • Etta Palm D”Aelders: en un texto pedía la igualdad de derechos en la enseñanza, política, justicia y empleo. Además desarrolla una proposición concreta de organización femenina mediante la formación de asociaciones entre las mujeres con vocación de ayuda. Sus propuestas en la Asamblea Nacional fueron descalificadas, prueba de que el dominio masculino también afectaba a jacobinos, girondinos, etc. Desaparece de la escena pública tras ser detenida por los jacobinos en 1794.
  • Olympia de Gouges (María Gover): nace en 1748 y es considerada la activista más importante. En 1791 publica Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana“: anticipaba muchos programas feministas posteriores, reclamaba que la mujer debía tener iguales derechos que el hombre (no sólo de libertad y propiedad, sino también de acceder a cargos públicos), y denunciaba la desigualdad, las diferencias de los cónyuges a acceder a derechos económicos, y las diferencias en la moral sexual. Tampoco sus peticiones fueron oídas y en 1793 fue arrestada, acusada de monárquica y guillotinada.
  • Théroigne de Méricourt: funda un club llamado “Amigas de la Ley”. Fue la primera en defender el derecho de la mujer a participar en los ejércitos. También fue reprimida por los jacobinos y murió en un manicomio.

Evidentemente todas estas mujeres no tuvieron eco más allá de unos círculos muy reducidos y elitistas. En período jacobino estas activistas fueron reprimidas porque escapaban al control revolucionario que deseaba Robespierre.

Los clubes fueron cerrados, y sus representantes ajusticiadas.

Durante el Imperio Napoleónico, las mujeres perdieron incluso terreno.

 

Periodización de la Revolución Francesa

 

Podemos diferenciar cuatro etapas o fases:

a) Fase Prerrevolucionaria o Preparatoria: 1787-1788. Se hacen evidentes las causas profundas de la revolución, los conflictos sociales y las tensiones internas en cada una de las clases; se perfilan las causas inmediatas de la revolución, que nos remiten a la situación económica del país y a la casi bancarrota del Estado. Se configuran los programas políticos que luego se pondrán en marcha.

b) Fase Revolucionaria: 1789-1792. Recibe distintos nombres en la historiografía francesa: Monarquía Constitucional, Revolución de la Libertad. Se produce un cambio fundamental en todos los ámbitos. Se desmorona el Antiguo Régimen francés con dos pilares ideológicos del programa revolucionario:

  • Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano. Se aprueban el 26 de agosto de 1789
  • Elaboración de la primera Constitución escrita en Francia, que desarrolla los puntos jurídicos de esta ideología. Se aprueba en 1791, y no será la única que aparezca.

c) Fase del Gobierno de la Convención: 1792-1794. También llamada Revolución Democrática, frente a la revolución burguesa anterior; y Revolución de la Igualdad frente a la anterior de la libertad.

Es la más radical de toda la revolución. Desembocará en la dictadura de Robespierre y por tanto en el máximo nivel de tensión política de la Revolución Francesa. Hay dos momentos claves:

  • Dominio de los girondinos, o republicanos moderados.
  • Dominio de los jacobinos, más radicales, siendo cuando se implantará dicha dictadura.

Representa el ascenso al poder ya no de la burguesía, sino de las clases populares urbanas, los SANS CULOTTES (sin calzones; nombre utilizado por los militantes parisinos para indicar que eran trabajadores manuales, que llevaban pantalones en lugar de los calzones cortos de la alta sociedad. Entre 1792 y 1794 el nombre se refirió a un grupo concreto de activistas políticos que trataron de presionar a la Convención mediante la movilización de clubes y asambleas locales).

Tras el poder de los jacobinos, se concluye con un período interno de transición más conservador, conocido con el nombre de Reacción Termidoriana, desde julio de 1794 hasta 1795.

d) Fase de Directorio: 1795-1799. También conocida como la República Burguesa o la Restauración Burguesa. Se recupera el poder por parte de la Gran Burguesía, representando por ello un retorno a la primera etapa. Pero también se da el desarrollo para el ascenso al poder de Napoleón.

La época de Napoleón se puede encuadrar dentro de la Revolución, ya que sella una alianza con la burguesía y representa la prolongación natural de la Revolución, aunque también se podría diferenciar de ella a pesar de que no hay ruptura, sólo continuidad, pero sí algunos cambios. Representa también la máxima expansión de la Revolución Francesa (1792). Sería por tanto la fase final de la Revolución.

e) Napoleón: época más extensa, pues va de 1799-1815. A su vez se divide en etapas:

  • Consulado: 1799-1804. Napoleón se convierte en el hombre fuerte de Francia, con tendencias autoritarias.
  • Época del Imperio:1804-1814. Se aparta del espíritu revolucionario.
  • Epílogo: Imperio de los 100 Días (1815). Es derrotado por segunda y última vez.

 

Causas de la Revolución Francesa

 

Nos remitimos a dos tipos de causas: Profundas e Inmediatas.

a) Causas Profundas: Se sitúan en el antagonismo de clases, y la lucha entre la Burguesía y los Estamentos Privilegiados, siendo este el motor principal y la causa más profunda. Pero el conflicto de clase también existe en el seno del llamado Tercer Estado: Burguesía frente a Clases Populares. También se establece entre el mundo urbano y el rural.

Así, Francia es una sociedad estamental que está en plena crisis profunda, lo que se manifiesta en dichos conflictos. Pero para comprender esto hay que estudiar la estructura social prerrevolucionaria: se vertebra en torno al Principio del Privilegio, es decir, que hay dos estamentos, Privilegiados y No Privilegiados. El privilegio representa una barrera que no se puede superar, se accede a él por el nacimiento. Por tanto, la estructura social del Antiguo Régimen es muy rígida. Entraña esto una lectura económica y fiscal, es decir:

  • Los privilegiados no pagaban impuestos.
  • Distingue a los que poseen los medios de producción de aquellos que no los tienen.
  • Entraña el exclusivismo nobiliario, pues sólo los nobles pueden desempeñar ciertos cargos, con los que se dirige al final el Estado.
  • La NOBLEZA francesa ocupó el poder político en la estructura estatal, gracias a esos privilegios: administración del Estado, altos cargos del ejército y las altas dignidades del clero. Esto se desarrolla hasta el punto de que llega a minar el propio poder del monarca absoluto, cuestionando su poder. De hecho, entre 1787-1788, esta tensión era tan fuerte que se ha hablado de una propia Revolución Aristocrática (Nobleza-Corona). Aquí aparece la primera tensión del conflicto social que lo permite entender, lo que favorecerá la Revolución de la Burguesía.

La Nobleza no era un estamento ni uniforme ni homogéneo, pues el único elemento de cohesión interna era el privilegio (fiscal, simbólico…). Se distingue entre la Nobleza Cortesana y la Nobleza Rural. El resultado de esto será que no existe conciencia de clase, solo de privilegio.

  • El CLERO fue el primer estamento en el Orden Feudal. Con importantes privilegios fiscales y jurídicos, puesto que se rige por su propio derecho, el canónico. Así se habla de un Estado dentro del propio Estado.

El clero obtiene su poder económico gracias a dos fuentes:

  • Exención fiscal, pues no pagan impuestos.
  • Recibo de tributos de sus súbditos mediante el diezmo: lo importante está en que al controlar la tierra controlaban los circuitos del grano de trigo, económicamente hablando.
  • De los Señoríos de carácter eclesiástico, las propiedades del ámbito rural (tienen terrenos cultivados a través de los arrendamientos, generando rentas importantísimas, que son además infrautilizadas; esto será la justificación de la desamortización), y el urbano (detentan edificios conventuales y casas que alquilan recibiendo una renta importante)

Pero también dentro de este estamento se distinguen subgrupos: Clero Regular y Secular, en función de sus orígenes; Alto Clero (más cerca de la Corona) y Bajo Clero (más cerca de las clases populares), en función de sus condiciones de vida, de sus niveles de renta, etc. Pero también hay un elemento de cohesión, que vuelve a ser el Privilegio, que por tanto, es el que regula y ase convierte en el eje central de la sociedad francesa.

  • El TERCER ESTADO es, por exclusión, el resto de los súbditos de la Monarquía. Es un estamento de estructura cerrada dentro del Antiguo régimen. Hablamos de clases:
  • BURGUESÍA: es una de las grandes protagonistas de la REVOLUCIÓN FRANCESA, junto a las clases populares. Vivió a lo largo del s. XVIII un enriquecimiento económico vinculado a dos sectores: desde 1713-1715 la comercialización y las manufacturas, donde se acumula el capital.

Controla los sectores productivos más dinámicos (comercio, finanzas…) y además ocupa los puestos técnicos de la Administración del Estado. Es ahora cuando comienza a sentirse económicamente poderosa. Aparece cierta conciencia de clase, sintiéndose a sí misma en la cúspide social, si bien, el poder se centraliza en la Corona, y además, las altas jefaturas del Ejército y de la Iglesia pertenecían a los nobles.

Se da por tanto una disfunción: está alejada del poder político a pesar de ser la clase social más poderosa económicamente, siendo aquí donde aparece el germen de la revolución. Algunos revolucionarios como BARNAVE, en 1792, hablan de que las instituciones aristocráticas impiden el propio desarrollo de la sociedad francesa, además de impedir el acceso político a la burguesía (al igual que dirá Marx). Por tanto, el lastre feudal impediría que la clase dirigente desde el punto de vista político, sea la dirigente desde el punto de vista económico. Éste sería un segundo conflicto.

La burguesía es una clase heterogénea:

  • Burguesía de rentistas: hombres del gran comercio y de los grandes negocios, que viven de las rentas.
  • Vinculada a los profesiones liberales, principalmente a las de carácter jurídico.
  • Pequeña burguesía artesana y comerciante.
  • Gran burguesía: controla los sectores productivos de la economía francesa. Son grandes financieros que están vinculados a la actividad portuaria y por tanto al circuito comercial, y a la actividad manufacturera. Será la que al final acabe controlando el rumbo de la REVOLUCIÓN FRANCESA.

Pero dentro del Tercer Estado también existen contradicciones entre las distintas clases sociales: entre el artesanado hay contradicciones internas, pues los de condiciones de vida más humildes estarán más cerca de las clases populares, pero aspiran a convertirse en burgueses, a los que junto con los grandes burgueses desprecian, al colapsar su circuito económico, del cual dependen. Por tanto las tensiones son internas dentro de este estamento y así, en definitiva, es la crisis de toda esta estructura social.

La reclamación de la burguesía, la que promueve la revolución, es adquirir el poder político, no solo para adquirir prestigio social, sino también para tener poder legislativo y acabar con aquellas barreras que impedían el crecimiento de la sociedad francesa, es decir, que la burguesía siguiera creciendo. Éste es el gran móvil de la burguesía.

  • OTRAS CLASES POPULARES están más desvertebradas que la burguesía. No hay maduración cultural, no existe conciencia de clase, y no se comportaron de forma uniforme durante la revolución. Forman un grupo heterogéneo:
  • Artesanado dependiente: propietarios de su taller, de los medios de producción, pero que acaban trabajando para algún gran burgués o comerciante que le compran los productos.
  • Oficiales y aprendices de talleres artesanos: vida profesional regulada por las normas gremiales, y cuya vida personal se vinculaba a la del maestro al vivir en su casa con frecuencia.
  • Asalariados de los talleres manufactureros más grandes: anticipan el concepto de proletario en Francia.
  • Grupo amplio en el abanico profesional: oficios tradicionales, profesionales domésticos, nuevos (periodistas…), o la amalgama de campesinos que van a las ciudades, principalmente París, a buscar trabajo.

Las condiciones de vida de las clases populares fueron empeorando durante la segunda mitad del s. XVIII, progresivamente. El problema esencial radica en el salario y en el poder adquisitivo, que sufre una evolución diferente a la de los precios. Labrousse ha estimado que el coste de la vida aumentó en un 45% entre 1771 y 1789 mientras que los salarios sólo lo hicieron en una media del 17%, por lo que se puede deducir que existían sectores sociales crecientemente descontentos, en potencia masa proclive a la revolución.

Por tanto, el motivo por el que las clases populares urbanas participan en esta revolución es el de la miseria: el hambre es el gran catalizador. Acusan de él a la Monarquía y Aristocracia, como responsables de sus males.

Si bien, las reivindicaciones son diferentes entre las clases populares y la burguesía, lo cual da lugar a tensiones sociales: la burguesía reclama un marco legislativo de libertad económica, mientras que las clases populares quieren regular los aspectos de la vida económica que más les afectan, sobre todo los salarios mínimos y los precios máximos de los productos básicos. Por tanto hay dos tipos de reivindicaciones muy distintas. Esta diferenciación acabará por enfrentar a la burguesía con las clases populares en un momento determinado de la Revolución Francesa.

Otro elemento más de tensión dentro de la sociedad francesa será:

  • EL CAMPESINADO: Francia era un país eminentemente agrario. La Revolución no hubiese sido nacional de no haber sido por la participación del campesinado, pues éste no se quedó al margen. Los restos del régimen feudal que quedan son la lacra que les hace movilizarse. La pervivencia del feudalismo desarrollado era un hecho que se conservaba no tanto en las relaciones de vasallaje, pero sí en las rentas y tributos que debían pagar, manteniéndose constantes o aumentando en épocas de malas cosechas y, además, tenían que pagar el diezmo.

Sólo una minoría de campesinos, alrededor de dos millones, disfruta de propiedades suficientemente grandes para vivir con sus familias. Este sector del campesinado adoptará ante la revolución posturas más reticentes. Difieren sin duda las aspiraciones de labriegos propietarios y braceros, pero más todavía las de siervos y campesinos libres. A pesar de las medidas que se adoptaron a lo largo del s. XVIII la situación de los siervos es, en vísperas de la Revolución, insostenible; fuera de las tierras reales no tienen derecho, a no ser que paguen una elevada tasa, a transmitir en herencia sus pertenencias a sus hijos; su adscripción a la gleba les obliga a permanecer en las propiedades del señor.

Los campesinos libres sin propiedad, braceros, constituyen una masa cada vez más numerosa en la medida en que la crisis económica proletariza a los niveles de renta inferiores que no pueden afrontarla. Todos los campesinos –siervos y libres- se hallan sujetos a cargas onerosas que les convierten en máquinas de trabajo para que los señores obtengan beneficios de la tierra, a lo que han de añadirse los pagos excepcionales, como los derechos de laudemio, debidos en herencias o compra-ventas. Lejos de suavizarse este sistema de recaudación acumulativo, la subida de precios excitó a los señores a extorsionar más intensamente al campesinado, que se vio prensado entre apremios, exigencia rigurosa del diezmo y agobios por el crecimiento rápido de las familias. Se explica fácilmente la resistencia al pago de los diezmos y derechos señoriales.

Por supuesto la máxima tensión era entre nobleza, burguesía y campesinado. El origen último estaría en la contradicción entre la pervivencia del Antiguo Régimen con la movilidad social, para que se diera la Revolución, a lo que se llama LUCHA DE CLASES: entre burguesía y privilegiados, y entre el Tercer Estado internamente. Luego la Revolución Francesa es la eclosión de una serie de antagonismos y conflictos sociales.

No obstante, al final de la REVOLUCIÓN FRANCESA hay un proyecto que sale a la luz y es el de la Burguesía; no triunfará el proyecto de los sains culottes (Soboul frente a Furet).

Ésta es la perspectiva de Rafael Villena; para conocer la postura revisionista en clave política, consultar el manual de Javier Peredes.

b) Causas Inmediatas: aparecen en otras partes. Hay dos factores:

  • La coyuntura económica: crisis.
  • Crisis financiera del Estado francés: quiebra.

La atmósfera de crisis en 1789 viene de atrás: en s. XVIII hubo prosperidad económica hasta 1760, y en 1770 hubo una recesión debido a la caída de la producción agrícola y al espectacular aumento de los productos básicos. A la vez, los señores incrementan la presión fiscal sobre los campesinos; resultado: las clases populares sufren la confluencia de estos dos elementos. Esta coyuntura de crisis agrícola coincide además con un aumento demográfico.

El momento clave de la ruptura fue 1788, con una cosecha desastrosa, lo que incide en el clima de tensión social que se vive justo antes de la Revolución Francesa. Además, debemos de tener en cuenta que la crisis agrícola se traslada al mundo urbano: desabastecimiento de productos básicos y caída en la demanda de bienes artesanales.

El momento de mayor gravedad de la crisis es por tanto 1788. Se genera una situación prerrevolucionaria junto a la cual hay que tener en cuenta la situación de crisis financiera:

  • Francia adquirió una gran deuda al apoyar a los rebeldes de las 13 Colonias (EEUU) contra Gran Bretaña.
  • También repercutió en el ingreso de los impuestos la crisis económica.
  • Se llega a la Bancarrota.
  • Además, la situación social y fiscal de los privilegiados, que no pagan impuestos, contribuyó a agravar la situación.

Se plantea como única salida a esta crisis hacer que paguen impuestos los privilegiados, ante lo cual se produce la Revuelta de los Privilegiados: oposición de los dos estamentos superiores a las medidas con las que varios hacendistas, Turgot, Necker, Calonne, Brienne, intentaron remediar el déficit creciente del Estado francés. Desde 1783 Calonne hizo frente a las dificultades económicas mediante préstamos de particulares a la Corona, pero tuvo, finalmente, que reconocer que era indispensable una reforma del sistema fiscal y propuso el establecimientos de la Subvención Territorial, que habrían de abonar las propiedades agrarias según su extensión, y el rescate de los derechos señoriales percibidos por la Iglesia. La primera asamblea de notables que habría de aprobar estas propuestas, reunida en Versalles en febrero y marzo de 1787, desechó casi la totalidad de las medidas fiscales y posteriormente, ante el intento de Brienne de que se aprobara al menos la Subvención Territorial, La Fayette lanzó por vez primera la idea de convocar una Asamblea Nacional, los Estados Generales del Reino (Asamblea nacional en la cual los principales “estados” del reino estaban representados en órganos separados. El Gobierno de Francia hasta 1789 aporta un buen ejemplo de los “Estados Generales” originales, formados por los tres estados de nobleza, clero y comunes, convocados por primera vez en 1302 por Felipe IV a fin de obtener el apoyo de los órganos representados en su enfrentamiento con el Papa Bonifacio VIII. Se fueron reuniendo con una frecuencia cada vez menor a medida que la monarquía francesa se iba haciendo más poderosa, y no se reunieron en absoluto entre 1614 y 1789).

La asamblea de notables de Versalles, integrada por príncipes, grandes nobles, prelados, consejeros del rey y magistrados municipales, señala con la petición de convocatoria de los Estados Generales para acometer la reforma fiscal el verdadero inicio de la revolución. Brienne intentó hacer aprobar las reformas en una asamblea de París, pero el grupo denominado patriota o nacional, en el que figuraban Condorcet, Danton, Barnave, La Fayette, Mirabeau, boicotearon todos los acuerdos y consiguieron la convocatoria de los Estados Generales, que no se habían reunido desde la remota fecha de 1614. El partido patriota aprovecha las sociedades que se habían ido formando, logias masónicas, sociedades económicas, salones, tertulias de café, para difundir sus ideas e imprimir miles de panfletos y los primeros periódicos revolucionarios.

El reglamento electoral no fijaba fecha única para la convocatoria de la elección, que dependía de los organismos locales, y esta circunstancia, aliada a la propaganda propia de una consulta al pueblo contribuyó a intensificar la atmósfera revolucionaria hasta el punto de que Lefebvre ha afirmado que sin reunión de los Estados Generales no hubiera estallado la revolución, al menos en ese año. Los representantes del Tercer Estado eran elegidos en asambleas que al mismo tiempo redactaban sus Cuadernos de Quejas (cahiers de doléances); y de manera similar nobleza y clero elaboran los suyos.

No faltan coincidencias en el conjunto de los cahiers; así comprobamos cómo burguesía y nobleza sostienen la necesidad de una monarquía constitucional y de la reforma de la administración estatal, mas a la hora de establecer medidas concretas cada grupo social presenta intereses específicos. Los cuadernos de nobleza y clero se aferran a los privilegios, pero piden el fin del despilfarro, la regulación de las aduanas interiores y de un sistema unitario de pesos y medidas, libertad de prensa, reunión periódica de los Estados Generales. Los del Tercer Estado van más lejos al añadir a la solicitud de las libertades de expresión, reunión y comercio la igualdad de los tres estamentos y la abolición del diezmo, la jurisdicción y el monopolio de caza. Los jornaleros de Reims, Troyes, Marsella y Lyon muestran su preocupación por precios y salarios. Más radicales son algunos cuadernos de campesinos, que piden la supresión de cargas e impuestos, pero además se señalan las diferencias entre los braceros sin tierra, obsesionados por acceder a la propiedad, y los campesinos propietarios, celosos de reafirmar sus derechos contra cualquier veleidad de revolución agraria. Las elecciones se celebran en la primavera de 1789; se elige a 1.139 diputados y se redactan 40.000 cuadernos.

La reunión de los Estados Generales se abre en Versalles el 5 de mayo de 1789, presidida por Luis XVI. Los seiscientos diputados del estado llano igualaban en número a los de la nobleza y clero, de ahí que se inclinaran por la reunión en una sola sala y por la votación por individuos, mientras que los privilegiados deseaban deliberar por separado y emitir el voto por estamento, disensión que traduce dos concepciones diferentes de la sociedad –estamentos o individuos-. Mientras nobleza y clero se reúnen en dos salas reservadas, los diputados del estado llano deliberan en la gran sala que pronto llamaron “nacional” y exigen que se verifiquen los poderes de los diputados en sesión conjunta. Los problemas de reglamento consumieron todo el mes de mayo sin que se discutiera ningún tema, pero en las deliberaciones del estado llano algunos diputados, Barnave, Mounier, Sieyés, radicalizan a sus compañeros y tratan de conseguir que se les unan diputados progresistas de los otros estamentos. Por fin Sieyés decide romper con la legalidad y propone que se considere rebeldes a quienes no acudan a la Asamblea del Tercer Estado; el 17 de junio la reunión se adjudica el nombre de Asamblea Nacional. Tres días después, al encontrar la cámara cerrada y el anuncio de que Luis XVI presidiría una reunión real, los diputados se trasladan al Juego de Pelota y Mounier propone la fórmula del juramento: “allí donde se encuentran sus miembros reunidos está la Asamblea Nacional; todos los miembros de esta asamblea prestarán en este mismo instante solemne juramento de no separarse jamás y de reunirse cuando así lo exigieran las circunstancias hasta que la constitución del Reino sea establecida…”.

En las sesiones siguientes algunos miembros del clero se unen a los de la burguesía y, finalmente, representantes de clero y nobleza deciden aceptar la asamblea conjunta para la elaboración de una constitución. Ese día, 27 de junio, comienza la Asamblea Constituyente, primer período del proceso revolucionario.

Pero el acto celebrado en el Juego de Pelota era ilegal y revolucionario. El rey no admitiría la reunión conjunta de los tres estamentos. Y en este momento comenzarían a desarrollarse los acontecimientos.

Crece la idea dentro del estado llano de que esa reunión de los Estados Generales podría favorecer su situación de pobreza. Mientras, en el mundo rural se desata una revolución agraria por malas cosechas, son las Jacqueries o levantamientos de los campesinos por la presión fiscal frente a sus señores.

La confluencia del clima de tensión en París, de la crisis económica y del Gran Terror (Jacqueries) acaba en el 14 de julio de 1789, cuando las clases populares asaltan la Bastilla para aprovisionarse de armas. El rey exige a la nobleza y el clero que se reúnan con el Tercer Estado y que se constituya la Asamblea General. Tuvo fuerza la revolución gracias al apoyo del campesinado y al estallido que se produjo en el campo.

A partir de que el rey tuvo que admitir la constitución de la Asamblea Nacional, la gran burguesía toma el liderazgo de la revolución. La Asamblea Nacional acomete un proceso de profunda reforma legal y destrucción del Antiguo régimen en Francia, lo cual se asienta sobre unos principios:

  • Relativos a la desaparición del régimen señorial.
  • Principios ideológicos: Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.
  • Reforma administrativa.
  • Constitución civil del clero: reforma eclesiástica.
  • Elaboración de una Constitución escrita (1791).
  • Regulación de los principios económicos generales.

La cuestión señorial será prioritaria entre los revolucionarios porque son conscientes del papel del campesinado en el estallido de la revolución, y por tanto para el orden social era necesario acabar con las revueltas y satisfacer las necesidades de los campesinos. El 4 de agosto se aprueba la abolición de los privilegios fiscales de la nobleza y el clero, de los diezmos y de los tributos señoriales, pero esta última no se hizo de forma automática, sino que el campesino tenía que abonar una cantidad fija (canon) para acabar con el tributo señorial. Por tanto se aplaza y perpetúa la situación de dominio de los señores.

Así, en esta primera etapa es más aparente que real la desaparición del Antiguo Régimen, y afecta más al clero, por los diezmos, que a la nobleza, por el canon. Por ello persiste la forma de dominio señorial, porque sólo unos pocos podían pagar ese canon (labradores acomodados), lo que generará nuevas tensiones sociales ya que había más número de campesinos sin tierras. Así pues, el campo será un hervidero social durante toda la Revolución y esto será aprovechado. Más tarde, el canon será eliminado, siendo cuando se puede hablar de la desaparición del Antiguo Régimen.

Otra de las reformas realizada por la Asamblea Nacional será la de la administración: las antiguas provincias cambian sus límites territoriales y se convierten en departamentos iguales entre sí, para eliminar el privilegio de algunas de ellas en base al principio de igualdad:

  • Desaparecen las antiguas provincias.
  • Se homogeinizan.
  • Se crean nuevos departamentos.
  • Se igualan en derechos y deberes los diferentes territorios.

Es una reforma administrativa profundo que inspirará otras en algunos países.

También se incluye la uniformidad del gobierno local en todas las ciudades y se regulará la elección local de los funcionarios públicos.

Junto a estas reformas en julio de 1790 la Asamblea Nacional también aprueba una reforma que acaba con el Antiguo Régimen: Constitución Civil del Clero. No es anticlerical, sino que el hecho religioso se asume como una competencia más del Estado: Iglesia Nacional. Así, Francia acomete acciones como la elección democrática de obispos y redistribución de terrenos religiosos. Se regula al clero con iguales principios que a la sociedad civil.

Se da también una Desamortización Eclesiástica, es decir, se expropian bienes de la Iglesia, teniendo derecho a ellos la burguesía.

Pero esta composición civil del clero traerá consigo problemas, ya que se tiene al clero como un elemento contra-revolucionario.

En cuanto a la política económica, se encamina al Liberalismo Económico, es decir, se suprimen las barreras al desarrollo económico. Así:

  • Abolición de las estructuras gremiales: libertad profesional.
  • Se decreta la NO INTERVENCIÓN ESTATAL, ni en los precios de los productos básicos, ni en el control de los salarios mínimos. Pero estas medidas crean conflictos con las clases populares, que quieren que el Estado regule este asunto.

En coherencia con el programa liberal, la Asamblea Nacional actuará en beneficio burgués.

El 9 de julio de 1791 la Asamblea Nacional se hace Asamblea Constituyente para elaborar la Primera Constitución Francesa, que recogiera los principios de la declaración de derechos y la dirección del Estado. Así se elabora la Primera Constitución, que recoge el espíritu de la Declaración de derechos del Hombre y del Ciudadano; de esta manera se establece la división de poderes:

  • El Rey ejerce el poder ejecutivo y puede nombrar a sus ministros.
  • La Asamblea Nacional ejerce el poder legislativo, pero no en función de un derecho arbitrario, sino en función de que la Asamblea es el “resumen” de la Nación.
  • El poder judicial insiste en la participación del pueblo, y se establecen los jurados.

Francia tiene de esta manera un Sistema Representativo, es decir, los ciudadanos han de participar, lo cual se hace desde el Régimen Electoral. Pero no participan todos los franceses, pues se establecen dos categorías de ciudadanos:

  • 1. Activos: sólo estos votan. Tienen un nivel económico determinado.
  • 2. Pasivos.

Así se fragua un Régimen Electoral a imagen de la burguesía.

Esta Constitución también proclama la igualdad civil. La libertad fue a veces invocada precisamente para recortarla; se abolió la esclavitud en Francia pero se mantuvo en las colonias, donde el esclavo era considerado simplemente una propiedad y, por tanto, derecho sagrado de los plantadores. Algunos políticos exigieron su total abolición, pero sólo se proclamó para los franceses del continente.

Tras aprobar esta Constitución se elige una nueva Asamblea que presenta una inclinación hacia la izquierda, pero la mayoría son representantes moderados, “centristas”.

Ahora se crean grupos de opinión en el seno de la Asamblea: los CLUBES, precedentes de las modernas organizaciones políticas. Son grupos de individuos aglutinados en torno a un líder, que coinciden en algunos planteamientos teóricos comunes, pero no tienen la organización de un partido actual. Aparecen numerosos clubes por toda Francia, destacando:

  • 1. Club de los Girondinos: se identifican como el sector moderado de la opción republicana, porque algunos clubes son monárquicos, y se vinculan socialmente con la gran burguesía comercial y portuaria. Eran tenidos por revolucionarios pacíficos, defensores de la propiedad privada y partidarios de la descentralización administrativa (importancia de las provincias frente a París). Su líder más destacado era Brissot. Eran revolucionarios internacionalistas, pues creían que la revolución se daría en Francia si estallaba en el resto de Europa.
  • 2. Club de los Jacobinos: sintonizan socialmente con la pequeña burguesía y tienden a aproximarse a las clases populares. Son partidarios de la centralización, porque creían que un solo poder centralizado en París garantizaría el éxito de la Revolución, ya que desde un principio consiguieron el ayuntamiento de París. Eran contrarios a la internacionalización. Su líder fue Robespierre.
  • 3. El club liderado por Hebert, más radical que el jacobino.
  • 4. En el centro, los Feuillants, que eran partidarios de una monarquía moderada por una constitución. Un sector de la aristocracia se integra en este grupo. Su líder era La Fayette.

La Nueva Asamblea, tras aprobar la Constitución se enfrenta a una realidad: la guerra exterior. Así, en abril de 1792 se inicia la guerra contra Austria y Prusia, hasta 1815.

Mientras, en la Asamblea Nacional, la posición de las clases populares estaba pasando por un creciente descontento, debido a:

  • Inicialmente la guerra contra las potencias absolutistas, que fue desfavorable para Francia: reducción de los efectivos, la pérdida de la disciplina y la remoción de los cuadros de mandos no podían por menos de reflejarse en el campo de batalla.
  • Las clases populares se sentían defraudadas legislativamente, ya que veían cómo sus espectativas no se cumplían.

Esto incrementa el clima de tensión social, que rebrota en el verano de 1792 con el nuevo “asalto” de las clases populares a la escena política: Asalto de las Tullerías, nombrándose un gobierno revolucionario y disolviendo la Asamblea, estableciendo otra llamada Convención Nacional. Pero siguen sin tener la dirección, ya que esta Convención será dominada por los girondinos.

La Convención Nacional declara la República deponiendo al rey. Establece cambios simbólicos: adopción de un nuevo calendario. Este año será considerado el Año 1. Afecta también a los nombres de los meses, relacionados con las condiciones climatológicas.

La Convención Nacional está dominada por los girondinos, que intentan una política internacional expansiva: no hacen la guerra por defensa, sino que detrás hay una cuestión de fondo ya que los girondinos creen en la propagación de la revolución por toda Europa, para liberarla del yugo absolutista.

Así actúan de esta forma: con el cambio del rumbo de la guerra a favor de Francia, irán conquistando territorios (Bélgica), que se irán incorporando a ella, y en los cuales Francia aplicará iguales reformas que en su propio territorio: disolución de los privilegios, de las cargas feudales (diezmo), etc.

Esta idea será asumida luego por Robespierre. Finalmente, Napoleón es la culminación perfecta del plan revolucionario, en el sentido de la expansión.

Desde el punto de vista de la política interna, la primera etapa de la Convención se caracteriza por la división de girondinos y jacobinos, cada vez más enfrentados. Tras ellos hay una correspondencia sociológica, pues los jacobinos representan a las clases populares y, los girondinos, a la burguesía. Estas diferencias se pueden observar en cuestiones de fondo:

  • Política económica: los jacobinos son partidarios de la intervención estatal, mientras que los girondinos lo son del libre comercio. Ambos grupos tienen su propio plan económico.
  • Detención, juicio y ajusticiamiento de Luis XVI. En la vista actúa como fiscal Robespierre. Después le toca su turno a otros miembros de la familia real. Más tarde la Convención juzga a los girondinos.
  • Control de la insurrección de la región rural de La Vandée, con carácter campesino. El motivo inmediato fue la leva de 300.000 hombres para continuar la guerra, pero no tuvieron menor influencia la escasez de alimentos y la protesta campesina por las medidas religiosas anticlericales de las asambleas parisinas; los sacerdotes refractarios, que se han negado a jurar la constitución, encienden los ánimos de los campesinos del Anjou y Poitou. Otras zonas del campo francés, Bretaña, Provenza y el Sudoeste, se unen al levantamiento durante el verano de 1793. Otros promotores de estos levantamientos fueron los aristócratas que aún no habían huido y los espías británicos.

Finalmente, esta división entre jacobinos y girondinos se da tras una sublevación en mayo de 1793 en París y la toma del ayuntamiento: los seguidores de Hebert consiguen declarar la Comuna de París. Tras tomar el ayuntamiento, los jacobinos rodean la Convención Nacional y detienen a los líderes girondinos.

Desde ahora se inicia la ETAPA JACOBINA, la más radical de toda la Revolución Francesa. Entre 1793-1794 se da esta etapa bajo influjo de Maximiliano Robespierre, abogado y perteneciente a la burguesía media parisina, intelectual y políticamente radical. Este período también se conoce como la Época del Terror, Dictadura Jacobina…

¿Cuál es el Programa Jacobino?

En cuanto a política interior, Robespierre quiere controlar efectivamente la propia revolución:

  • 1. Quería evitar movimientos incontrolados al margen de los jacobinos, es decir, supresión de los elementos contra – revolucionarios: Hebert es una de sus víctimas porque quería liderar su propia revolución. Así, declara que no transigirá con nadie.
  • 2. Efectúan una democratización de la revolución: una nueva Constitución en 1793, pero no llegó a entrar en vigor (elimina el sufragio censitario y establece el sufragio universal masculino).

Respecto a la política exterior, ganan la guerra. Para ello introducen el concepto de Ejército Nacional o Nación en Armas: reclutan a todos los varones útiles para la guerra. Todos los ciudadanos tienen el derecho y el deber de defender a la nación.

Para redirigir el control de la Revolución Francesa, Robespierre se apoya en los Comités, que serán reforzados o creados: Comité de la Salvación Pública (abril de 1793), Comité de Seguridad General, y toda una serie de tribunales revolucionarios. Estos comités debían defender la pureza de la revolución y eliminar a los contra – revolucionarios. Originan tal represión que a este período se le conoce como el Reinado del Terror.

La represión afectó a todas las clases sociales, no sólo a la realeza que aún quedaba, sino también a la nobleza que no huyó y a burgueses, campesinos y miembros de las clases populares, es decir, a todos aquellos que pudieran poner en peligro la revolución. Se calcula que 40.000 personas fueron ajusticiadas, de las cuales 2/3 partes eran campesinos y trabajadores urbanos. Así, Robespierre ejerce la dictadura como forma de gobierno.

Pero esta cruel faceta no debe desvirtuar la visión del período jacobino, pues ponen en marcha una nueva política económica sintonizada con las clases populares, que por primera vez tienen ahora el control de la Revolución Francesa.

Esta política económica quería recoger diferentes manifiestos que buscaban objetivos como:

  • Abolición total de los derechos señoriales, de manera que ahora desaparece el canon.
  • Se ponen en venta las tierras de los emigrados al considerárseles enemigos de la Revolución.
  • Intervencionismo estatal en la economía.

Estamos ante el primer ensayo de la nacionalización de la economía.

Pero Robespierre acaba siendo víctima de su propio terror: es depuesto, encarcelado por los diputados de la convención, y ajusticiado en la guillotina el 28 de julio de 1794 (10 de Termidor). Factores de ello son:

  • Su política le enemistó con amplios sectores sociales.
  • Las victorias militares exteriores extendieron el sentimiento de que el control represivo ya no era necesario.
  • En la propia Convención se ganó muchos enemigos: generalización de la sospecha.

Se abre un breve período transitorio denominado la TRANSICIÓN TERMIDORIANA. Su objetivo era desmantelar los órganos de poder jacobino. Al terror de Robespierre lo sustituye el terror a la represión sobre los jacobinos, que son disueltos y sus líderes encarcelados.

Esta transición lleva al abandono de la economía dirigida y vuelta al liberalismo económico. Se suprimen el nivel mínimo de los salarios y el máximo de los precios. Pero este empeoramiento de la situación económica no impidió que las clases populares estuvieran al margen: en mayo de 1795 se da una nueva insurrección de las clases populares urbanas en París, fundamentalmente, denominada como las Jornadas de Pavial, lo cual evidencia que el Tercer Estado es una estructura heterogénea llena de complejas luchas sociales que enfrentan a burguesía y clases populares. Se cierra esta etapa de reacción con el sofoco de esta sublevación; y termina la etapa de la Convención.

Las Jornadas de Pavial no suponen la desaparición del pensamiento radical, que reaparecerá con la Conjura de los Iguales; además significa el triunfo de un determinado tipo de revolución, el liderado por la burguesía.

Hay dos proyectos sociales, políticos y económicos enfrentados en el seno de la Revolución Francesa.

Comienza una nueva fase regulada por la burguesía a partir de la propiedad y de la expansión del liberalismo económico, la FASE DEL DIRECTORIO. Se entiende que la igualdad es total es un objetivo inalcanzable. Se acaba con el objetivo de las clases populares.

No es una vuelta al Antiguo Régimen, sino a la primera etapa de la Revolución Francesa después de los jacobinos. Entre 1795-1799 se asienta el dominio burgués, consolidado después con el Imperio Napoleónico.

Un objetivo prioritario será el liberalismo económico, con ordenamiento económico y orden social. Para ello, se configura Constitución de 1795 (Año III): el derecho al sufragio se adscribe al pago de una contribución, con lo que nuevamente se produce la dualidad entre ciudadanos activos y pasivos; la declaración de derechos del ciudadano señala un retraso evidente en comparación con la de 1789, así se rechaza la afirmación de que los ciudadanos “permanecen libres e iguales en sus derechos”. Por el contrario, el derecho de propiedad, enunciado lacónicamente en los textos del 89 y el 91, es explícita como el “derecho de gozar y disponer de los bienes, de las rentas, del fruto del trabajo y de la industria“, sin que ningún apéndice haga referencia a las obligaciones sociales de los propietarios.

Sin embargo, a pesar de que su objetivo era la estabilidad social, el directorio se enfrentó a tres problemas:

1. La oposición radical, que hace frente a una conspiración conocida como la Conjura de los Iguales: movimiento político que se desarrolla entre el verano de 1795 y 1796. Está liderada por Babeuf, y articula un programa radicalmente apuesto a la burguesía, que entronca con la tradición radical. Los manifiestos se consideran como un precedente del ideario comunista.

Se sostiene que la revolución no ha acabado. Esto era sólo el principio de una revolución mayor:

  • Se propone una organización colectiva del trabajo (Robespierre sólo nacionalizó algo de trabajo).
  • Continúa la desigualdad entre las clases populares y las élites.
  • Se intenta acabar con el dominio de propiedad privada, para conseguir la igualdad perfecta (comunismo), que descansaría sobre una organización en comunidades rurales agrarias.

De igual modo aglutina diferentes tradiciones en su seno:

  • Influencias del pensamiento Ilustrado y de las Teorías de Rousseau sobre la desigualdad social.
  • Influencias de Robespierre y de todo el pensamiento jacobino y de su Constitución de 1793.
  • Línea de pensamiento representada por Mably y Morelly desarrollada en s. XVIII, conocida como Igualitarismo Agrario, también con influencias ilustradas.

Este movimiento representa la única alternativa al dominio burgués. Las clases populares no han visto satisfechas sus peticiones. El movimiento se articuló en torno al Club pero se desarticuló en la primavera de 1796: no se consiguió movilizar a las clases populares para un nuevo movimiento revolucionario (fotocopia).

2. La oposición de los Sectores Realistas, que persiguen la Monarquía de Luis XVIII y pretenden minar el gobierno del Directorio por dos vías:

  • Fomentando las insurrecciones, sobre todo en las provincias rurales.
  • A través del electorado.

No es un movimiento exclusivamente nobiliario, sino también de ciertos sectores sociales descontentos, al verse dañados durante la REVOLUCIÓN FRANCESA, como la pequeña burguesía rural (empobrecida por la caída de las rentas agrarias), y cierto sector del campesinado (al no conseguir el acceso a la propiedad de las tierras). Así, el caldo de cultivo sociológico está situado en las provincias rurales, como la Provenza.

Una vertiente del realismo son los Monárquicos Constitucionales, que se reclaman herederos de La Fayette, y defienden la recuperación de la monarquía sobre planteamientos constitucionales, a través de la Dinastía de Orleans.

3. La crisis financiera y económica: marcada por la inflación y por la devaluación monetaria. Sólo en 1796 se consiguió cierta recuperación económica, marcada por factores exógenos al Directorio: confluyen buenas cosechas con la recuperación del comercio exterior y la acumulación del pillaje que han hecho sobre los territorios europeos conquistados. Esto se da hasta 1799, cuando confluye un momento de inestabilidad que da lugar a un golpe de estado.

Se da un movimiento generalizado en todas las capas de la sociedad, que coincide con algunas derrotas, como en Holanda e Italia, y con el descontento de las élites económicas (obligadas a realizar un préstamo) y la presión realista. Esto incide a crear un clima que favorece una evolución.

Se empieza a pensar en una alternativa diferente, pretendiendo reformar la constitución para hacer más elitista el control de las instituciones políticas. Así aparece el Complot Revisionista, y se propone que el sistema de Asamblea varíe:

  • No se elegía a los miembros de las cámaras pro sufragio censitario, sino que la propia Asamblea elegía y renovaba a una parte de sus miembros.
  • Desaparece la práctica del Gobierno Legislativo, que se está autorrepresentando.
  • Se controla el derecho al voto por una minoría.
  • No sólo se revisan el funcionamiento de las instituciones, sino que a la vez se piensa en buscar a una persona con poder, para que ejerza un poder ejecutivo claro.

Es así como se piensa en Napoleón, un militar, que gozaba de popularidad en distintos sectores sociales y finalmente liderará el Golpe de Estado de 1799, conocido como el Golpe de Brumario.

No hay ruptura, sino que se intenta crear un gobierno fuerte y controlado por una minoría elitista. Se restringe el Gobierno para poder garantizar el Orden, siendo esto lo que pretende la burguesía, si bien el Directorio no lo había conseguido.

La Gran Burguesía quiere acabar con la inestabilidad social, por ello se recurre a la figura de Napoleón, y a cambio, la burguesía renuncia a ciertos aspectos. Por tanto no hay un corte radical, sino que Napoleón sella un pacto con la burguesía.


Ing.+Lic. Yunior Andrés Castillo S.

 


The views expressed are not necessarily those of the publisher or bambinoides.com. Images accompanying posts are either owned by the author of said post or are in the public domain and included by the publisher of the blog bambinoides.com on its initiative.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.

© 2012-2018 - Copyright - bambinoides.com is not liable for the content of external web pages. © Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976.
Creative Commons Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
Bambinoides.com está disponible bajo una licencia “Creative Commons” Reconocimiento-No comercial 4.0. Cualquier reconocimiento debe ser a bambinoides.com y a cada autor/publicación en particular.
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien
“La historia es en realidad el registro de crímenes, locuras y adversidades de la humanidad” (E. Gibbon)