Trump destruye su marca | bambinoides.com
Sábado 15 Octubre, 2016 19:58

Trump destruye su marca

logo-afp_trump_01

 

Con toda probabilidad, Donald Trump entró a la carrera presidencial como un truco publicitario.

Donald Trump, un narcisista de clase mundial sin ningún interés más allá de la autopromoción y el dinero, con toda probabilidad entró a la carrera presidencial como un truco publicitario. En todo caso, eso es lo que sus exasesores sugieren. La única cosa para la que Trump nunca ha sido bueno es en la autopromoción. Su negocio de bienes raíces se volvió un cráter, como muestran sus declaraciones de impuestos. Una serie de empresas (vodka, aerolíneas, corretaje de hipotecas, equipo de fútbol) todas fracasaron. Pero a pesar de todo, el insaciable deseo de Trump por la publicidad y la experiencia­ en la manipulación de los medios de exagerar sus bienes a asumir la identidad de un publirelacionista, alimentó su imagen y generó un cierto nivel de riqueza.

Trump no sólo va a perder la elección del 2016, sino también su marca -tal como lo es ahora- es la de un hombre de edad espeluznante, intolerante y misógino. Su truco previo al debate presidencial del domingo pasado, en el cual pavoneó las acusadoras de Bill Clinton sólo confirmó su reputación como un manipulador de mal gusto de la mujer, alguien que carece de una onza de la decencia común. Mientras él fanfarroneaba, divagaba, acechaba y merodeaba sobre Clinton, nos recordó que no es ningún genio magnate de los negocios. Es un perdedor, un farsante y un imbécil.

opinion_1Piensa en esto. ¿Quién quiere un “título” de la Universidad Trump? ¿Quién piensa que va a parecer sofisticado y elegante al hospedarse en un hotel Trump? ¿Quién quiere poner el nombre de Trump en su edificio?

Claro, habrá los hombres blancos, pobres y con un menor nivel educativo que admiran a Trump y tal vez compren sus libros (cuando salgan en la edición de bolsillo), pero éstos no son sus clientes principales, sus huéspedes del hotel, sus socios de negocios o sus banqueros. Si hacer negocios con Trump ahora te da una horrenda publicidad, ¿por qué hacer negocios con el canalla más infame del país? Su nombre ha sido asociado con el exceso craso y un sabor estridente, la versión de un hombre pobre de cómo viven los ricos. Ahora su nombre es sinónimo de lujuria lasciva.

Entonces hay algo de karma legal. Teniendo en cuenta su muy publicitado tratamiento de la mujer, su reputación como un estafador y su negativa bien documentada para pagar a los contratistas, uno puede imaginar que en lugar de instituir una serie de demandas, va a estar en el extremo receptor de muchas demandas de mujeres agredidas, empleados, socios y clientes. El valor de liquidación de esos casos aumenta a medida que el potencial de los monstruosos veredictos­ del jurado se cierne sobre­ la cabeza de Trump. El hombre que abusó de los litigios está a punto de pasar mucho tiempo con abogados tratando de averiguar cómo evitar más litigios, meritorio o no.

Eso es sólo el aspecto económico de la ecuación. En la medida en que Trump todavía tenía celebridades de alto perfil dispuestos a complacerlo, a invitarlo, dar dinero a su fundación (¿Quién en su sano juicio haría eso ahora?) y escribir notas­ publicitarias de libros para él, esas cifras se irán a la deriva. Tener a Trump en tu evento ya no es una ventaja.

Y luego está Ivanka Trump, la mujer que defendió a su padre y dijo que “no es un tentón”, a pesar de que le dijo a Howard Stern, que estaba bien para llamarla un “pedazo de c—”. Con esto nos dijo qué tanto apoya él a las mujeres. Ella ahora es una tonta o una facilitadora, dispuesta a dar fe de alguien que se aprovecha de sus compañeras. Su padre, según informes de prensa, trató de orquestar una confrontación cara a cara entre Bill Clinton y sus cuatro acusadoras. Ivanka está permanentemente del lado de los hombres que tratan a las mujeres como peones en sus juegos de poder que alimentan el ego. Así que si usted es una mujer con dinero en efectivo disponible, ¿realmente quiere usar los zapatos de Ivanka Trump, usar sus bolsos de mano o ponerse su ropa? Te haría sentir como que necesitas una ducha. Ella no es un modelo para la mujer millenial­ independiente.

Trump siempre tenía una astilla en su hombro. El chico de Queens nunca tuvo el respeto de la sociedad de Manhattan. ¡Pero él les demostró! Tendrían que hacer negocios con él porque era Donald Trump y la marca Trump era irresistible. Ahora es tóxico, y es un leproso en una sociedad educada. La fortuna —o la apariencia de una fortuna— que acumuló, y de la que sus hijos adultos dependían (sin su apellido, Ivanka nunca hubiera tenido una marca de tocador) puede ser disminuida, por lo que ni siquiera­ se puede sostener la imagen de un multimillonario. Él va a tratar, por supuesto, va a insistir en que hizo dinero en la contienda.
No lo creas. La campaña reveló el carácter repugnante que tiene y lo carente que es su visión de negocios. Después de noviembre simplemente será un perdedor.

 

 

Fuente: Jennifer Rubin escribe el blog Right Turn para The Washington Post | Publicado en eleconomista.com


The views expressed are not necessarily those of the publisher or bambinoides.com. Images accompanying posts are either owned by the author of said post or are in the public domain and included by the publisher of the blog bambinoides.com on its initiative.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien
Confrontando la información, - el pasado y el presente...
"Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro". (Confucio)