Primera Razón de Fundamento: Por Qué Puerto Rico Nunca Va a Ser Estado | bambinoides.com

Primera Razón de Fundamento: Por Qué Puerto Rico Nunca Va a Ser Estado

Pepe Orraca piensa que…

            Los proponentes de la estadidad para Puerto Rico claman a viva voz que la estadidad está a cuestión de otro plebiscito. Esta vez el quinto. Pero el discurso no advierte que la estadidad federada no se gana por votación popular. Para el congreso federal esos votos solo representan el interés que podamos tener en anexarnos. Es el equivalente a enviarle una caja de chocolates con la nota que lee: ¡Tú me gustas mucho! Un interés que ellos pueden o no reciprocar.

            Es importante dejar claro que esta propuesta de ganar la estadidad por votos, se fundamenta en un engaño que pretende distraer del mal gobierno. La inclusión de Puerto Rico cómo estado no depende de nosotros. Depende totalmente de ellos. Por eso es que nunca vamos a ser aceptados como estado. Las razones son tan sencillas como lo son de fundamentales.

Primera Razón

            Históricamente el proceso de conversión de territorios en estados de la unión, comienza con la usurpación territorial y la invasión sistemática de pobladores americanos. Tal como está haciendo Israel en los territorios palestinos. Una vez la población inmigrante se hace numéricamente significante se van apoderando de las estructuras de poder y crean gobiernos propios, obviando la existencia y las necesidades de los nativos originales. Cuando esa población alcanza una mayoría absoluta sobre los nativos, algo que logran con la continua invitación de nuevos pobladores, comienza el proceso de censos y cabildeo con la legislatura federal. Una conversación entre americanos. Gente que ya se entiende. Y a la larga, cuando ya tienen algo que aportar a la unión, se aceptan como los hermanos que son. Para resumir, ningún hawaiano, ni esquimal, idearon buscar la estadidad para sus naciones.

            La historia de nuestra Isla es distinta. Los americanos vienen a la Isla, están una temporada, por la razón que sea, empleo, estudios, matrimonio y al tiempo regresan a su patria. Mientras están aquí se quedan entre ellos mismos, sin aventurarse mucho a compartir con los nativos. Los pocos que sí se quedan, se criollizan y se buscan un nicho que les permita integrarse a la sociedad criolla. No tratan de presumir, ni buscan adquirir posiciones en las estructuras de poder y tampoco hacerse visibles en la política. Sin embargo los americanos que ocuparon Hawái enseguida destronaron a la legítima Reina de esas islas, prohibieron la religión autóctona, el uso del lenguaje nativo e implantaron su propio gobierno.

            Los americanos adquirieron a Puerto Rico, no porque necesitaran expandir su territorio  – como en el caso de Hawái poder llegar hasta la mitad del océano pacífico – sino que querían evitar que algún otro país europeo tuviera un ‘pied à terre’ en su América. Les interesaba la Isla por su ubicación geográfica estratégica. No para integrarlo a la unión. Sólo utilizarla. Al gobierno de EEUU no le interesó atestar la Isla con inmigrantes americanos, ni le interesó hacerse parte de la política local. Se interesó en la construcción de bases militares y la infraestructura – energía eléctrica, carreteras, etc. – necesaria para sostener el aparato militar que iban destinando a la Isla. Hay quienes argumentan que el otorgarnos la ciudadanía de ese país comprueba la intención de que fuéramos parte de esa nación. La realidad es que fue otro agregado militar más. Si todos somos ciudadanos americanos cualquier gestión revolucionaría se podría considerar como traición a la patria con el ajusticiamiento correspondiente. Fue una forma adicional de amarrar su propiedad con collar y cadena para evitar que se les escapara.

            Luego de cien años de cabildear por la estadidad federada debemos darnos cuenta que de parte de ellos no hay interés alguno.  Toda gestión ‘a favor’ de nosotros siempre han sido mecanismos políticos – tal como redefinir lo que es una colonia – para justificar su continua posesión de Puerto Rico. La traducción al inglés del contradictorio Estado Libre Asociado revela el asunto.

            Según ‘Google Translate’, Estado Libre Asociado  en inglés es Commonwealth, no un Free Associated State. En otro diccionario Commonwealth solo significa una entidad o grupo político; excepto cuando se refiere a Puerto Rico, entonces la traducción es Estado Libre Asociado. Un acto de malabarismo lingüístico/político, que podrá ser un reconocimiento a nuestra existencia política, pero muestra cero empeño en sumarnos a la unión. Ni siquiera como un territorio incorporado, estatus precursor a ser estado.

            Durante la semana explico las otras razones de fundamento.

(Publicado en La Terapia de Pepe Orraca en el 2013; revisado en febrero 2017.)

Pepe Orraca

La Terapia de Pepe Orraca (www.pepeorraca.blogspot.com) | 

Pepe Orraca es un reconocido guionista y realizador cinematográfico. Su obra audiovisual, creada para los mercados Latinos de los Estados Unidos, Centro, Sur América y el Caribe, ha sido premiada internacionalmente.

Su labor como ensayista se ha publicado en El Nuevo Día, en Puerto Rico y en el Atlanta Latino, del estado de Georgia. Ha publicado el Plan Integrado para el Desarrollo del Cine (1992) y La Ley, el Cine, y la Realidad (2004).

En el 2006, ansioso por comprender qué es una ‘deuda estructurada extra constitucional’, comienza a escribir su blog: La Terapia de Pepe Orraca. (www.pepeorraca.blogspot.com)


The views expressed are not necessarily those of the publisher or bambinoides.com. Images accompanying posts are either owned by the author of said post or are in the public domain and included by the publisher of the blog bambinoides.com on its initiative.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.