El secretario del Departamento de Seguridad Pública dice que la agencia intenta corregir el problema, pero subrayó que “no queremos sancionar a los compañeros por un error”

El secretario de Seguridad PúblicaHéctor Pesquera, no pudo precisar ayer hasta cuándo la Policía podrá pagar las horas extra trabajadas durante el periodo de emergencia si la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) no realiza otro desembolso.

De hecho, Zulma Canales, encargada de asuntos administrativos en el Departamento de Seguridad Pública (DSP) dijo -al responder preguntas durante la vista de la Comisión de Seguridad Pública del Senado a la que acudió con Pesquera- que “si en algún momento no recibimos el reembolso de FEMA, pudiéramos tener un asunto en la nómina”.

Hasta ahora, FEMA ha reembolsado $6 millones, mientras que la Policía ha pagado alrededor de $15 millones para cubrir las horas extra reclamadas por miembros de la Uniformada.

“FEMA exige unos procedimientos más rigurosos y meticulosos para validar los horarios. Claro está, seguimos los procedimientos de FEMA para obtener los reembolsos”, alertó Pesquera. “Estamos haciendo las gestiones para que adelanten parte del dinero”, explicó.

El titular de Seguridad Pública tampoco pudo precisar ayer cuánto se le debe a los policías por pago de horas extra trabajadas durante la emergencia provocada por los huracanes Irma y María.

El funcionario hizo referencia nuevamente a las deficiencias del sistema de facturación de horas extra en la Policía y a los errores en las nóminas llenadas a mano.

Pesquera ha atribuido a dichas deficiencias la tardanza en el pago de las horas extra trabajadas durante la emergencia que, a su vez, provocó que miles de policías se ausentaran de su trabajo en las pasadas semanas.

En el Cuartel General aún se reciben hojas de nómina que incluyen horas extra, y hay policías que continúan trabajando en situaciones relacionadas a los huracanes.

Pesquera: “Siempre ha habido el problema del proceso para pagar las horas extras”
El secretario del departamento de Seguridad Pública admite que este problema lleva años y que el mismo no debería existir en la policía

En la vista pública de la Comisión de Seguridad Pública, que pretende investigar el retraso en el pago de horas extra, Pesquera anticipó que el problema que tiene la Policía tabulando horarios llenados a mano, ahora lo va a enfrentar FEMA. De hecho, precisamente por esas dificultades, FEMA ha devuelto hojas de nómina para que sean corregidas.

Automatización de nómina

Pesquera dijo que sus esperanzas de mejorar el proceso de facturación de horas extra están cifradas en adquirir el sistema Kronos para que sustituya el arcaico sistema del papel. No obstante, no pudo precisar cuándo ese sistema estaría operando y reconoció que el dinero necesario para implantarlo no está presupuestado.

“Va a ser lo más pronto posible. Esperaría que a más tardar durante este año esté en todos los cuarteles”, dijo Pesquera. El senador Henry Neumann, por su parte, dijo que la Cámara Alta puede “ayudar” a la Policía a identificar esos fondos.

En lo que se hacen los ajustes a Kronos, Pesquera dijo que ha destacado más personal para procesar horarios en la oficina de horas extra de la Policía y que se está enviando personal a los cuarteles para orientar a los policías y evitar los errores.

Aunque la ley orgánica del DSP dispone que las horas extra se deberán pagar dentro de un término de 45 días de haber sido facturadas, la agencia se ampara en la excepción que puede haber con la declaración de una emergencia como puede ser un huracán.

“El pago de horas extra se está llevando a cabo. Tal vez no con la rapidez que se debería llevar a cabo”, dijo Pesquera.

Neumann le dijo que algunos policías le han indicado que hay atrasos en el pago de horas extra de hace un año.

“No estoy cuestionando que le hayan dicho eso, pero no tengo los elementos para (decir) si existe el caso”, respondió Pesquera.

En el año natural 2017, la Policía desembolsó $54 millones por horas extra. Pero la mayoría nada tiene que ver con el paso de los huracanes, como destacó el senador popular Miguel Pereira. Pesquera justificó la proporción a asuntos “cíclicos”, eventos multitudinarios y manifestaciones como las realizadas en contra del depósito de cenizas en Peñuelas.

Laboy lo confronta

A preguntas de la senadora Zoé Laboy, Pesquera señaló que ni los líderes gremiales de la Policía ni los uniformados deben tener dudas sobre la cadena de mando en esa agencia.

Su afirmación ocurrió en momentos en que la propia excomisionada de la Policía, Michelle Hernández Fraley, ha denunciado los contratiempos administrativos que enfrentó al dirigir la Policía mientras Pesquera se desempeñaba como su jefe inmediato al mando del DSP.

“Si no establecemos líneas claras de dónde empieza y dónde termina la (autoridad) de un comisionado y dónde termina la autoridad del secretario, el problema es que la Policía va a seguir afectada” señaló Laboy.

“Aquí lo que hay son agendas individuales o de otro tipo”, respondió Pesquera. “Los gremios saben y la excomisionada sabía que como secretario no brego el día a día de la agencia. Cada negociado tiene su jefe. No me meto en las cosas individuales, me meto con algo alto, de política pública, pero la operación diaria no”, dijo.

Pesquera, quien tomó control de la Policía el 1 de mayo del 2017, dio instrucciones específicas a altos oficiales mientras se manejaban los disturbios en Hato Rey.

“La responsabilidad de la operación diaria es de los comisionados. Eso estuvo claro desde el principio”, agregó. “Aquí hubo una resistencia interna desde que se mencionó el DSP. Que se perdía la autoridad jerárquica ilimitada de eso negociados”, aseguró.

Laboy le respondió que no había quedado satisfecha con la contestación.

“Por lo que he oído de los jefes de gremios, de policías en las áreas, parece que sí hay mucha confusión. Es un cuerpo cuasimilitar y mi petición es que pueda entrar en el detalle de esa división de deberes. Ha hecho nombramientos de jefes de área y eso le corresponde al comisionado”, sostuvo Laboy.