LAS INVASIONES BÁRBARAS | bambinoides.com
Viernes 17 Marzo, 2017 09:43

LAS INVASIONES BÁRBARAS

 

Al inicio del siglo V el Imperio Romano era ya mayoritariamente católico y apenas quedaban rastros de arrianismo, excepto entre los numerosos soldados y oficiales germanos que servían al Imperio.

Arrianismo es la doctrina según la cual la divinidad de Jesucristo es secundaria y subordinada a la de Dios padre, ya que no participa de su eternidad ni de su naturaleza. El Verbo no es igual o consustancial al Padre. El Arrianismo fue condenado en el primer concilio ecuménico, celebrado en Nicea en 325. No obstante, fue profesada hasta el s. VII porlos visigodos, ostrogodos, vándalos y otros pueblos bárbaros.

Nadie se había atrevido a combatir el arrianismo entre sus filas, y ellos lo habían adoptado principalmente como una forma de reafirmar su independencia. Desde un punto de vista político se daba una situación peculiar: hasta entonces, en los periodos en que el Imperio había sido gobernado por varios coemperadores, siempre había habido uno por encima de los demás que marcara una política conjunta. Y cuando no había sido así, siempre uno de los coemperadores había terminado imponiéndose sobre los otros. Ahora, en cambio, las dos mitades del Imperio seguían políticas independientes según sus propios intereses, a menudo en conflicto mutuo. Estas políticas no estaban marcadas por los coemperadores, Arcadio y Honorio, que eran totalmente incapaces, sino que en Oriente la última palabra sobre cualquier asunto la tenía la emperatriz Eudoxia, de origen franco, mientras que en Occidente mandaba el vándalo Estilicón.

La última jugada entre ellos había sido la idea oriental de “contratar” a Alarico y sus visigodos para que custodiaran Iliria contra los intereses de Estilicón. Pero Alarico no iba a conformarse con Iliria. Había llegado a la conclusión de que el Imperio de Occidente era más débil que el de Oriente, y sólo esperó las condiciones oportunas para lanzarse sobre el oeste. En 400 invadió el norte de Italia. Estilicón tardó en reaccionar, y sólo en 402 estuvo en condiciones de hacerle frente. Los ejércitos (ambos integrados casi completamente por germanos) se encontraron en Pollentia (la actual Pollenza). Estilicón atacó el domingo de Pascua, con lo que pilló por sorpresa a Alarico, que no creyó que fuera a atacar en un día santo. El resultado fue una estrecha victoria para Estilicón, a la que siguió otra más rotunda en Verona, en 403, tras la cual Alarico abandonó Italia y se replegó de nuevo en Iliria.

En Oriente Juan Crisóstomo, el patriarca de Constantinopla, seguía denunciando todo signo de corrupción que llegara a su conocimiento. La emperatriz Eudoxia le preparó una trampa en colaboración con Teófilo, el patriarca de Alejandría. Hizo que Arcadio convocara un sínodo en Constantinopla. A él acudirían numerosos obispos, entre ellos Juan Crisóstomo y Teófilo, y el primero sería acusado de herejía. El veredicto ya estaba acordado. Juan Crisóstomo comprendió la situación y se negó a comparecer, por lo que fue destituido del patriarcado y enviado al exilio. Sin embargo, su exilio duró sólo dos días, pues las revueltas del populacho asustaron a la emperatriz.

En 404 se repitió la jugada, pero esta vez un destacamento de mercenarios germanos ocupó Constantinopla. Los germanos eran arrianos, así que a ellos no les importaban las decisiones de los sínodos católicos. Ahora Eudoxia logró exiliar definitivamente a Juan Crisóstomo sin que el pueblo se atreviera a replicar la decisión. No obstante, aun sin violencia, muchos habitantes de Constantinopla se negaron a aceptar la autoridad del nuevo patriarca. De todos modos, Eudoxia no pudo disfrutar de su victoria, pues ese mismo año murió de parto.

Aunque el intento de invasión de Italia por parte de Alarico había sido frustrado, había conseguido asustar al emperador Honorio, que decidió trasladar la corte de Milán a Ravena, más al sur. Esto hizo que el obispo de Milán perdiera la enorme influencia que había ganado en tiempos de san Ambrosio. Ahora el obispo más importante de Occidente era Agustín, en Hipona.

En 405 murió el rey de Connacht Niall el de los Nueve Rehenes. Sus descendientes, conocidos como los O’Neil, reinaron en Connacht, en Meath y en una parte de Ulster, que unos años antes se había fragmentado en varios reinos: Ailech (el que gobernaban los O’Neil), al norte y el oeste, Oriel, al sur y Dalriada y Ulidia al este. Con el tiempo, los O’Neil llegaron a dominar todo el Ulster.

Los suevos se lanzaron sobre Italia a través de los Alpes. Estilicón pudo frenarlos, pero al precio de dejar desprotegida la frontera del Rin. En 406 una horda de ostrogodos dirigidos por Radagaiso penetró en Italia desde Panonia y nuevamente Estilicón pudo aniquilarlos. El último día de este año, los suevos, conducidos por su jefe Hermenerico, cruzaron el Rin sin encontrar ninguna resistencia. Junto a ellos pasaron los vándalos, dirigidos por Gunderico, y un contingente de alanos.

Estilicón había ido concentrando progresivamente en Italia todas las legiones disponibles. Las únicas fuerzas que quedaban fuera de Italia estaban en Britania, y su situación era tan precaria que en 407 decidieron elegir su propio emperador, llamado Constantino. El usurpador pasó todas sus tropas a la Galia dejando a Britania completamente inerme. Los britanos tuvieron que defenderse como pudieron de los pictos y los piratas de Irlanda. Los escotos aprovecharon los disturbios y empezaron a instalarse de forma permanente en el territorio de los pictos. Ese mismo año murió san Juan Crisóstomo.

Constantino logró dominar parte de la Galia, empujó hacia el sur a los suevos, los vándalos y los alanos y contuvo una invasión de los burgundios, dirigidos por Gundicaro, a los que convirtió en aliados romanos (pero al lado germano del Rin). Nombró César a su hijo Constante, al cual envió a Hispania para dominar a los bárbaros.

En 408 murió Arcadio y fue sucedido por su hijo de siete años, Teodosio II. Mientras tanto Estilicón estaba proyectando una expedición a las Galias, pero sus tropas se amotinaron y Honorio no encontró mejor forma de contener la revuelta que ordenando la decapitación de su mejor general. Sin embargo, la muerte de Estilicón enojó a muchos godos que prestaban servicio bajo sus filas. A esto se unió el descontento por ciertas medidas antiarrianas que tomaron los sucesores de Estilicón, y el resultado fue que decenas de miles de godos se unieron a Alarico y en 409 volvió a invadir Italia y no tardó en estar ante las puertas de Roma.

Por esta época los bárbaros que habían cruzado las fronteras del Imperio se habían asentado en Hispania: los suevos ocuparon el norte de la península, en el centro se asentaron los alanos y la parte sur los Vándalos. La región se convirtió en Vandalicia, término del que procede el nombre actual de la región: Andalucía. La parte nororiental estaba bajo el control de Constante, pero uno de sus generales, Geroncio, se sublevó en Tarragona, mató a Constante y nombró otro emperador llamado Máximo.

Alarico exigió a Honorio que le entregara tierras para sus visigodos. En realidad tenía la capacidad de quedarse con cuanto le viniera en gana, pero probablemente en aquellos tiempos nadie era consciente de que el Imperio de Occidente estaba exhausto. Alarico pensaba que los romanos reunirían un ejército tarde o temprano y barrerían a todos los bárbaros invasores, mientras que eso no ocurriría si sus hombres fueran precisamente ese ejército encargado de custodiar el Imperio. Honorio y su corte se sentían a salvo en la bien fortificada Ravena, así que se negó a ceder ante Alarico. Éste optó por volver a asediar Roma como medida de presión, pero tampoco dio resultado, hasta que en 410 la asedió por tercera vez y ahora Roma se rindió. Por primera vez desde que los galos entraran en la ciudad exactamente ocho siglos antes, un ejército enemigo había entrado en Roma.

Alarico permaneció tres días en Roma, y luego marchó hacia el sur. La ciudad sufrió daños mínimos, pues los visigodos estaban impresionados por la historia de la Ciudad Eterna. Fueron más turistas curiosos que saqueadores. De todos modos, el prestigio de Roma quedó dañado irreparablemente. Alarico pensó que en una región alejada como África le resultaría fácil formar un reino similar a los que se habían formado en Hispania. Además podría tomar Sicilia, que era rica, al contrario que la Galia, sumida en la miseria o Iliria, expuesta al poder del Imperio de Oriente. Sin embargo, una tormenta destruyó la flota con la que pensaba cruzar el Mediterráneo, así que cambió de idea y volvió atrás. Poco después, mientras aún estaba en el sur de Italia, cogió una fiebre y murió. Se cuenta que los visigodos, obligados a enterrar a su jefe en tierra extraña, desviaron el curso de un pequeño río, enterraron el cadáver en su lecho, restablecieron el curso del río y mataron a los campesinos que habían forzado a realizar el trabajo, de modo que se aseguraron de que su tumba no sería violada.

Los visigodos eligieron como jefe a Ataúlfo, el cuñado de Alarico, con quien se dirigieron hacia el norte en busca de tierras. Ataúlfo también buscaba un acuerdo con Honorio que legitimara su posición, y ahora tenían una buena baza a su favor: en Roma, los visigodos habían capturado a Gala Placidia, la hermanastra de Honorio hija de Teodosio I y su segunda esposa, Gala.

Mientras tanto Honorio había encontrado un general competente que reemplazara a Estilicón. Se llamaba Constancio, y fue enviado a la Galia contra Constantino. En 411 lo encontró y lo derrotó en Arles. El otro emperador, Máximo, tuvo que huir a territorio germano y no se volvió a saber de él. Mientras tanto, un galo llamado Jovino, tal vez representante de la aristocracia gala, logró el apoyo de un número suficiente de soldados germanos como para proclamarse emperador. En 412 Ataúlfo llevó a sus visigodos a la Galia y se ofreció a Jovino para “defender” la Galia, es decir, para ocuparla.

Ese mismo año volvió a Roma un monje britano llamado Pelagio. Había vivido en Roma, pero poco antes de la llegada de Alarico había pasado a Sicilia, luego estuvo un año en África y otro en Oriente. Ahora empezó a predicar, y en su doctrina afirmaba que el hombre nace libre de pecado, y que son su voluntad y sus actos los que deciden si se salva o se condena. Esto era grave porque contradecía la doctrina de Agustín, según la cual el hombre nace con el estigma del pecado original y no puede salvarse sin la Gracia de Dios, otorgada únicamente a través del bautismo.

Tras la muerte de Teófilo, fue nombrado patriarca de Alejandría su sobrino Cirilo. Por aquella época el pensamiento griego se había extinguido, pero todavía quedaban hombres que, si no aportaron nada original, sí tuvieron la capacidad necesaria para conservar el conocimiento de los antiguos. El más notable a la sazón no era un hombre, sino una mujer: Hipatia. Era la directora de la biblioteca de Alejandría y estaba a la cabeza de la escuela neoplatónica. Con la ayuda de su padre, Teón de Alejandría, había preparado una edición crítica de los Elementos de Euclides y un comentario del Almagesto de Ptolomeo. Parece ser que también preparó comentarios sobre la Aritmética de Diofanto y sobre el Tratado de las Cónicas de Apolonio. Era muy popular en la ciudad, y atraía a muchos estudiantes a sus clases de filosofía. Sin embargo, la moral católica dejaba bien claro qué cualidades convenían a una mujer, y la inteligencia no era una de ellas. Si unimos a esto que Hipatia era pagana y Cirilo un perfecto católico, el resultado fue que el patriarca no tardó en engendrar un odio mortal contra Hipatia y aprovechó cuantas ocasiones se le presentaron para difamarla, maldecirla y volver contra ella a los cristianos.

La entrada en Roma de Alarico también había impactado en Constantinopla. En 413 se inició la construcción de una triple muralla que protegiera a la ciudad. Las obras se prolongaron durante más de treinta años.

Mientras tanto, Honorio se decidió a negociar con Ataúlfo. Éste entendió que un acuerdo con Honorio tenía más valor que un acuerdo con el usurpador Jovino, así que traicionó su pacto anterior y entregó a Jovino, que fue inmediatamente ejecutado. Luego Ataúlfo se tomó más de lo acordado con Honorio: se apoderó de Burdeos, Narbona y Tolosa, y formó un reino independiente con capital en Burdeos. Por su parte, Gundicaro cruzó el Rin con los burgundios, y fundaron un reino con capital en Worms que ocupaba parte de la Galia y parte de Germania.

En 414 murió el rey indio Chandragupta II y fue sucedido por Skandragupta.

Ataúlfo se casó con Gala Placidia, en contra de la voluntad de Honorio. Éste envió a Constancio contra Ataúlfo, pero Constancio consideró que mejor que enfrentarse a él era enfrentar a unos bárbaros con otros. Convenció a Ataúlfo de que, como cuñado del emperador, su deber era marchar a Hispania y someter a los invasores bárbaros. Ataúlfo, tal vez por el deseo de más botín y más poder, accedió encantado y marchó hacia Hispania.

Teodosio II tenía todavía trece años, pero su hermana mayor, Pulqueria, tenía ya quince y era lo suficientemente despierta como para convertirse en regente.

En 415 Cirilo logró instigar a un grupo de monjes para que mataran a Hipatia. Según se cuenta, la desnudaron y la despellejaron viva con conchas. Parte de la biblioteca de Alejandría fue destruida en una revuelta que se produjo a continuación. El resto fue conservado, pero la biblioteca fue cerrada y, si ya hacía tiempo que no era un centro de investigación, ahora dejó de ser también un centro de estudios. He aquí una muestra de cómo la instigación al asesinato no está reñida con la santidad, pues aún hoy la Iglesia Católica dedica a san Cirilo el 27 de enero de cada año.

En la India murió el rey Chandragupta II, que fue sucedido por Kumaragupta I.

Parece ser que los visigodos se convencieron de que su aventura en Hispania les convertiría finalmente en un pueblo poderoso, porque el puesto de rey empezó a estar solicitado. Ataúlfo fue asesinado en Hispania junto con sus hijos, y su sucesor, Sigerico, murió también asesinado a los siete días de reinado. Fue sucedido por Valia, que organizó una expedición a África para aprovisionarse de víveres, pero fracasó y en 416 se vio obligado a negociar con Roma. A cambio de una provisión de trigo Valia se comprometía a devolver a Gala Placidia y a luchar como aliado romano contra los invasores bárbaros de la península.

Con quince años de edad, Teodosio II ya podía ejercer por sí mismo como emperador y Pulqueria dejó de ser regente, aunque esto sólo era la teoría, pues en la práctica el joven era tan estúpido como su padre y su tío, por lo que Pulqueria no tuvo dificultades en dominar a su hermano y seguir tomando las decisiones necesarias.

Al rey persa Yazdgard I no le fue tan bien como a Constantino I con su política procristiana. Los obispos cristianos en Persia, en lugar de conformarse con el apoyo que recibían, tal y como habían hecho los contemporáneos de Constantino I, pretendieron que Yazdgard I fuera un Teodosio I y que exterminara completamente a los mazdeístas. Por su parte, los mazdeístas lo llamaban Yazdgard el Pecador, y con este nombre es conocido en la historia. Al verse estrangulado por la intransigencia religiosa por los dos frentes, Yazdgard I decidió que más vale malo conocido que bueno por conocer, con lo que abandonó a los cristianos y continuó con las persecuciones donde las había dejado al subir al trono.

Un discípulo de Pelagio llamado Celestio había difundido su doctrina, la cual había llegado finalmente a oídos de Agustín. Inmediatamente la condenó y en 417 instó al obispo de Roma a que hiciera lo mismo (pues el pelagianismo se había iniciado en Roma). Desde la muerte de san Dámaso, Roma había tenido tres obispos insignificantes: san Ciricio, san Anastasio y san Inocencio, que murió este mismo año. Los dos primeros habían sido eclipsados por el obispo de Milán, y sólo san Inocencio tuvo alguna iniciativa destacada, como denunciar (vanamente) la condena de san Juan Crisóstomo. Poco antes de morir, san Inocencio confirmó la condena de Agustín contra Pelagio y sus seguidores. También condenó el origenismo, la doctrina de los seguidores de Orígenes, que aunque en su día fue un teólogo respetado por los cristianos y martirizado por los romanos, sus seguidores no se dieron cuenta de que la doctrina cristiana había cambiado mucho desde entonces, por lo que ahora se habían convertido en herejes. El nuevo obispo de Roma fue Zósimo, que, influido por Patroclo, el obispo de Arles, decidió perdonar a Pelagio y a Celestio. Al enterarse, Agustín montó en cólera, y Zósimo tuvo que apresurarse a rectificar su decisión. Estaba claro quién mandaba.

Honorio casó a Gala Placidia con Constancio. Mientras tanto Valia estaba cumpliendo a la perfección su parte del acuerdo. En una serie de campañas, eliminó completamente a los alanos y ya tenía arrinconados a los suevos y los vándalos: a los primeros en el extremo noroeste de la península y a los segundos en el extremo sur. Un poco más y habría acabado con todos, pero el emperador (o quien le aconsejara) pensó que unos visigodos demasiado poderosos no eran preferibles a los reinos bárbaros que estaban destruyendo. Por ello en 418 Constancio llamó a Valia a la Galia, donde acordó con él un nuevo pacto. Los visigodos se comprometían a prestar al Imperio los servicios militares que les fueran reclamados (entre los cuales no se incluían, de momento, destruir a los suevos y a los vándalos). A cambio, se les permitiría ocupar permanentemente el sur de la Galia, donde las dos terceras partes de las tierras pasarían a ser de su propiedad, mientras que la tercera parte restante quedaría en poder de los terratenientes romanos. Se formó así el llamado Reino de Tolosa, por la ciudad que eligieron como capital, si bien su primer rey no fue Valia, que murió poco después de firmar el acuerdo, sino su sucesor Teodorico I. Técnicamente, Teodorico I sólo era rey de los visigodos, mientras que los ciudadanos romanos seguían siendo súbditos del emperador. Fuera de los territorios que se les habían asignado en propiedad, los visigodos eran funcionarios romanos (y se les dio toda clase de títulos altisonantes para tenerlos contentos: condes, duques, etc.). Los visigodos se convirtieron así en una aristocracia dominante que redujo a la servidumbre a la población romana. Al asentarse adoptaron mayoritariamente el cristianismo, pero siempre en la versión arriana, como era propio de los germanos.

En 419 el vándalo Gunderico derrotó al suevo Hermenerico, que tuvo que retirarse al extremo noroeste de la península ibérica. Allí inició una guerra con los pueblos nativos, los galaicos.

En 420 murió en Belén san Jerónimo, el traductor de la Vulgata.

En China, la dinastía Jin fue reemplazada por la dinastía Song, que reinó con capital en Nankin. Por esta época, en las estepas del norte de China se formó el Imperio Yuan-Yuan. Los Yuan-Yuan eran feroces jinetes, cuyos príncipes tenían el título de Kaghan, y tenían una capital ambulante fortificada, en la que guardaban los tesoros que obtenían de los pueblos que conquistaban. Probablemente fueron ellos quienes expulsaron a los hunos hacia el oeste. Los Xianbei detuvieron su avance, por lo que el Imperio Chino no sufrió su presión. Por esta época vivió uno de los poetas más apreciados de toda la literatura china. Se llamaba Tao Qian, o también Tao Yuanming. Ahora vivía retirado en el campo, después de haber dimitido de un cargo de funcionario. Escribió poemas bucólicos (Poema del retorno, Bebiendo vino).

El reino sabeo pasó a ser dominado por la tribu (de origen sabeo) de los Himyaríes, y desde entonces pasó a ser conocido como el reino de Himyar. Estaban muy influidas por los judíos, e iniciaron persecuciones contra los cristianos.

 


Universidad de Valencia | uv.es


The views expressed are not necessarily those of the publisher or bambinoides.com. Images accompanying posts are either owned by the author of said post or are in the public domain and included by the publisher of the blog bambinoides.com on its initiative.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien
Confrontando la información, - el pasado y el presente...
"Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro". (Confucio)