EL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS | bambinoides.com

EL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS

 

Picture

La llegada de los españoles a tierras mexicanas marcó el fin de la dominación mexica en Mesoamérica, hombres blancos, barbados y de cabellos como el sol llegaron por el oriente, navegando en unas como casas enormes y hablando una lengua desconocida para los nativos.  Al principio, fueron tenidos por dioses, de manera tal que se les dió la bienvenida y se les ofrecieron regalos. Motecuhzoma Xocoyotzin quería a toda costa evitar que llegaran a Tenochtitlan, pero Hernán Cortés estaba resuelto a conocer esta ciudad de la que tanto había escuchado hablar y la cual estaba seguro que se encontraba llena de riquezas.

Sin embargo, el trayecto no fué fácil para Cortés y su gente, desde su salida de Cuba, el viaje tuvo varias peripecias, comenzando por que el propio Diego Velázquez mandó aprehender a Cortés al momento mismo de iniciar la travesía, sin embargo, la astucia de Cortés evitó la detención, después, ya en lla isla de Cozumel y en la península de Yucatán, fué rechazado por los nativos a punta de flechas y piedras, lo mismo sucedió en Campeche y Tabasco, hasta que por fin pudo desembarcar en Veracruz un 21 de Abril de 1519.

Además del genio militar, la inteligencia y la astucia de Hernán Cortés, este contó con una serie de eventos fortuitos que le hicieron propicio el camino para conquistar el vasto territorio dominado por los mexicas; Quizás el primero de ellos, lo fué el encontrar  en la isla de Cozumel a Jerónimo de Aguilar, un sobreviviente de expediciones previas y que aprendió la lengua maya, de tal manera, Cortés contó con un intérprete del maya al español; después, al llegar a Cempoal, le fué obsequiada una mujer que fué determinante en el éxito de la conquista, Malintzin (Malinalli o Marina), quien dominaba las lenguas Náhuatl y Maya, de este modo Cortés se podía comunicar con los nativos, aunque con dificultad al principio, porque al salir del territorio maya, Cortés tenía que esperar a que Malitzin tradujera al maya a Jerónimo de Aguilar para que éste tradujera a Cortés al español sin embargo, Malintzin rápidamente aprendió el español y así, la traducción fué directa, poco a poco, Malintzin se volvió indispensable para Cortés y estaba siempre a su lado, aunado a que conocía las costumbres sociales y las estrategias militares de los Mexicas, a quienes les guardaba rencor por haber sometido al vasallaje a su pueblo natal Painala.

Picture

Marina traduciendo para Cortés durante su encuentro con Mectezuma, Lienzo de Tlaxcala.


El arribo de Hernán Cortés a Tenochtitlan se produjo el 8 de Noviembre de 1519, los españoles contemplaron a la distancia la majestuosidad de tan bella ciudad, según Bernal Díaz del Castillo, aquellos hombres habían estado en Roma, Venecia y Constantinopla, sin embargo, tal belleza, orden y concierto, jamás lo habían visto en parte alguna del mundo, desde lo alto de las montañas circundantes, admiraron el islote unido a las orillas del lago por sus cuatro calzadas, amplias y bien construídas, firmes y perfectamente rectas, algunas de ellas tenían puentes que se ponían o quitaban según fuera la necesidad de cruzarlas o regular el paso del agua. Motecuhzoma no tuvo más remedio que salir a recibir a Cortés y darle la bienvenida. Intercambiaron regalos y Cortés fué alojado en el palacio que perteneció a Axayacatl, una vez alojados, Motecuhzoma dijo a Cortés: “Sé que contigo se cumplen las profecías de nuestros antepasados; todo cuanto hay aquí es tuyo; dispón pués de todo lo que quieras”.
En los dias siguientes, Cortés y sus generales más cercanos se pasearon por la ciudad y conocieron sus templos y mercados, el orden y la pulcritud de la ciudad asombraron a los españoles.

Tiempo después, Cortés con el pretexto de castigar a Cuauhpopoca que se había rebelado en la guarnición de Veracrúz, hizo tomar prisionero a Motecuhzoma, acusándolo de haber ordenado la rebelión, éste se sometió por el temor de ser asesinado si se resistía,  Cuauhpopoca y sus acompañantes fueron quemados vivos en la plaza pública, las hogueras se formaron con las armas de los Mexicas, escudos, flechas, macanas, lanzas, etc. dejando desprovisto al ejército nativo.

Picture

México-Tenochtitlan.

Picture

Motecuhzoma es hecho prisionero de Cortés

Picture

Encuentro de Motecuhzoma y Cortés.

Sin duda, Cortés contaba con ciertas ventajas con respecto a los Mexicas, por ejemplo, conocer su lengua a través de sus intérpretes, además de poseer un arsenal militar que incluía caballos (desconocidos en América), perros de presa, armaduras de acero, arcabuses, cañones y ballestas, un ejército de alrededor de 400 hombres y miles de aliados de Cempoala y Tlaxcala, que anhelaban quitarse el yugo de los Mexicas.
Una buena dosis de fortuna de Hernán Cortés combinada con su audacia, perseverancia y determinación,  y con el modo de combatir de los Mexicas, aumentaron la efectividad del ejército de Cortés, ellos, los españoles combatían a distancia y su objetivo era matar en el campo de batalla, en cambio, los Mexicas acostumbraban tomar prisioneros para llevarlos a sacrificar a sus templos y satisfacer asi a sus Dioses, esta práctica, permitió que Cortés escapara al menos en 2 ocasiones con vida después de haber sido capturado. La fortuna le sonrió frecuentemente.

No obstante, Cortés sufrió una derrota muy dolorosa que puso al borde del fracaso la conquista, este hecho aconteció la noche del 30 de Junio de 1520, Cortés había regresado de Veracruz después de haber sometido a Pánfilo de Narváez quien venía por orden de Diego Velázquez a apresar a Cortés y llevarlo prisionero a Cuba, esto le permitió hacerse de más caballos y tropa, en su ausencia, Pedro de Alvarado (a quien los mexicas llamaban Tonatiuh, o sea El Sol, por su cabello dorado) había quedado al mando en Tenochtitlan y a él le pidieron permiso los sacerdotes para celebrar las festividades de Tochcatl; durante dicha celebración, pretextando que se realizaban sacrificios humanos, Alvarado dió la orden de acribillar a los sacerdotes y a la población indefensa, la matanza fué brutal y Alvarado después e consumarla, fué rechazado y cercado, éste mandó solicitar el auxilio e Cortés quien llegó tan pronto como le fué posible. Sin embargo, la rebelión estaba en marcha, el pueblo enardecido desconoció la autoridad de Motecuhzoma, se dice que fué apedreado. Ante la  rebelión, Cortés preparó la huída de Tenochtitlan con el temor de ser acribillados, aguardaron el momento propicio y durante la noche del 30 de Junio de 1520 después de cargar con todo el oro que les era posible, y de asesinar a Motecuhzoma, Cacama y Totoquihuatzin (los señores de Tenochtitlan, Texcoco y Tacuba, que representaban a la triple alianza) emprendieron la huída; llovía intensamente y estaba muy obscuro, una mujer que había salido por agua los vió y dió la alarma, en instantes, salieron miles de guerreros a combatir a los españoles que salían por la Calzada de Tacuba, la batalla fué encarnizada y el ejército de Cortés fué desbaratado, muchos españoles murieron a manos de los Mexicas y otros simplemente se ahogaron en la laguna por el peso de las armaduras y el oro que cargaban; Cortés logro salvar la vida, pero perdió alrededor de 600 hombres, casi 80 caballos, el oro, la artillería, la polvora y los pertrechos,  esa noche fué recordada como “La Noche Triste”.

Aquí es donde Teoloyucan vuelve a aparecer en la historia, después de abandonar Tenochtitlan, Cortés se dirige a buscar refugio a un pueblo llamado. Totoltepec en donde actualmente se encuentra el santuario de “Los Remedios”, de allí pasa a Cuauhtitlan, Tepotzotlán y Teoloyucan, de donde se dirige a Otumba, lugar donde se lleva a cabo una batalla decisiva en el desarrollo de la conquista, pues los españoles logran vencer en campo abierto al poderoso ejército Mexica y se reponen anímicamente del golpe de la “Noche Triste”. Si bien el ejército español y sus aliados solamente cruzan por el territorio de Teoloyucan, hay crónicas que suponen que fueron auxiliados por algunas de las poblaciones que vieron la oportunidad de liberarse de los Mexicas, aunque otras poblaciones les fueron hostíles; no es posible determinar cuál fué el papel de Teoloyucan en este trance, si ayudó a los españoles o los agredió, el hecho es que en su fuga, cruzaron por nuestro territorio.

Picture

Picture

A la muerte de Motecuhzoma, Cuitlahuac es nombrado Huey Tlatoani, y asume el mando del ejército Mexica, inmediatamente ordena seguir a los españoles y combatirlos en su retirada, cortándoles el paso a cada momento, sin embargo, la buena suerte de Cortés se manifestó una vez más y esta vez quizás de una forma tan violenta y decisiva como no lo fué ninguna de las batallas que libró, un negro que había llegado en la expedición de Pánfilo de Narváez, venía infectado con la viruela, esta terrible enfermedad hizo presa de la población indígena, provocando la muerte de una enorme cantidad de nativos, el mismo Cuitlahuac fué víctima de esta pandemia y murió apenas después de 80 dias de reinado. Los Mexicas nombraron un nuevo Huay Tlatoani, esta vez la responsabilidad cayó sobre el joven Cuauhtémoc, a quien ni siquiera se le celebraron los acostumbrados rituales y festejos de su entronización.

Para poder tomar Tenochtitlan, Cortés diseñó 2 estratégias maestras, primero, mandó construir 13 bergantines con los maderos y velamenes de los barcos en los que llegó a Veracrúz, los cuales había mandado encallar para evitar que sus soldados regresaran a Cuba, después dividió a su ejército, sus capitanes tomaron secciones de tropa y artillería y después de hacer alianzas con los pueblos circundantes tomaron posiciones, Pedro de Alvarado en Tlacopan (Tacuba), Cristobal de Olid por Coyoacan, Gonzalo de Sandoval en Iztapalapa, de esta manera, los suministros y la posibilidad de recibir refuerzos para el ejército de Cuauhtemos fueron cortados de tajo, también el agua fué cortada, Cristobal de Olid rompió el acueducto de Chapultepec, lo que obligó a los Mexicas a beber agua de la laguna, contaminada ya por la gran cantidad de cadáveres que en ella flotaban como resultado de la guerra.

Entre los tlaxcaltecas, aliados de Cortés, hubo un guerero que se oponía a hacer alianza con los españoles, Xicoténcatla el joven, bravo guerrero que propuso a su pueblo aliarse con los mexican en lugar de los españoles, sin embargo, los ancianos en consejo, decidieron lo contrario, Xicoténcatl nunca escondió su desacuerdo y finalmente cuando Cortés le ordenó que marchara con su ejército sobre Tenochtitlan dió marcha atrás y abandonó el campo de batalla, esto bastó para que Cortés lo acusara de traidor y lo mandara ahorcar.

La ciudad sufrió intensos ataques por todos los lugares posibles, incluída la laguna, ya que los bergantines, más veloces que las canoas mexicas, cortaban el suministro de víveres, armamento y aún mensajes de ayuda a sus vecinos (los pocos que no se aliaron a los españoles), los alimentos escasearon y el agua contaminada de la laguna enfermó a la población, se dice que incluso se comieron la corteza de los árboles y acabaron con toda clase de sabandijas de tierra y agua.

El desenlace de la conquista de Tenochtitlan se produjo después de 75 días de sitio, la población había sido diezmada por la viruela, el hambre, la sed y las enfermedades, la ciudad fué tomada palmo a palmo, los Mexicas se refugiaron en Tlatelolco y finalmente, el 13 de Agosto de 1521, Cuauhtemoc, el último Tlatoani Mexica es apresado al tratar de huír, al ser presentado ante Cortés, Cuauhtemoc le dijo: “He cumplido con lo que estaba obligado a hacer en defensa de mi ciudad y de mis vasallos y no puedo más; y pues vengo por fuerza y preso ante tu persona y poder, haz de mi lo que te plazca” y poniendo una mano en el puñal que Cortés ceñía, agregó: “Toma luego este puñal y mátame con él”.

No quiso la historia que Cuauhtemoc fuera asesinado por Cortés de esta manera, la muerte del joven Tlatoani se demoró algunos años, tuvo la desdicha de ver  caer a su ciudad, a su gente y sufrir la humillación de ser prisionero de Cortés, mutilado de los pies por el cruel tormento al que fué sometido para que confesara en donde había escondido el tesoro que aseguraban tenía en su poder.  A pesar del cruel martirio, ni tesoro ni riqueza fué hallado jamás, al menos en la cantidad que Cortés esperaba. Cuauhtemoc murió ahorcado por ordenes de Cortés el 25 de Febrero de 1525 durante la expedición a las Hibueras (Honduras).

Picture

Picture

Se cierra con éste capítulo la historia antigua de Teoloyucan, la desconocida y de la que hay menos indicios, la que fué posible reconstruir acudiendo a los fragmentos de cerámica que yacen bajo el suelo de Teoloyucan, a la consulta de los códices prehispánicos y novohispanos, a  las crónicas de la época y a los viejos los libros de historia, aquellos que han sido olvidados en los rincones más obscuros de las bibliotecas.

Sin embargo, este no es el final de la historia, este es el principio de un nuevo episodio, dramático por el cambio transcultural que se generará y que traerá como consecuencia un cambio en la lengua, en la religión, en las costumbres y finalmente en los dueños de la tierra, los que antes eran señores y amos, ahora son vasallos, sirven al nuevo conquistador, sus tierras son dadas en encomienda a extranjeros y su gente será explotada al igual que sus riquezas para satisfacer las necesidades de una potencia europea, España recibirá en sus arcas la riqueza de la llamada Nueva España, el oro y la plata nativos adornarán sus catedrales y palacios, su poderío se verá acrecentado y la dominación sobre nuestro territorio durará 300 años, proximamente les platicaré esta otra parte de la historia de nuestro Teoloyucan, igualmente fascinante y conmovedora, prometo continuar compartiendo contigo, amigo lector todo lo que he hallado acerca del pasado de nuestro querido pueblo.

 


Valentín García Márquez | teoloyucan.weebly.com


The views expressed are not necessarily those of the publisher or bambinoides.com. Images accompanying posts are either owned by the author of said post or are in the public domain and included by the publisher of the blog bambinoides.com on its initiative.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.